Una ONG ofrece una recompensa de 10.000 euros para averiguar quién mató a tiros a un oso pardo en los Pirineos

Imagen de un oso pardo en los Pirineos.
Imagen de un oso pardo en los Pirineos.
Jean-noël Lafargue / WIKIPEDIA

La ONG 'Sea Sheperd' ha anunciado una recompensa de 10.000 euros destinada a encontrar al responsable de la muerte a tiros de un oso pardo en los Pirineos franceses. 

En un comunicado, la ONG denuncia el hallazgo del cadáver de un oso joven, de entre 4 y 5 años, "disparado con varias balas", algo que, recuerdan, es "estrictamente ilegal", pues se trata de una especie protegida.

"Dado que la temporada de caza ha terminado, parece tratarse de un acto deliberado de caza furtiva o un desencuentro con un criador", aseguran desde la organización, añadiendo que "algunos ganaderos siguen considerando que la presencia del plantigrado es excesiva".

El mamífero fue hallado en Ustou, un pueblo francés localizado en los Pirineos fronterizos con España, donde varias organizaciones ya han denunciado una exterminación de los osos en los últimos años. "El último oso pirenaico, Canela, fue disparado por un cazador en 2004 mientras defendía a su osito de los ataques del perro de caza", explican desde 'Sea Shepard', la organización cofundadora de 'Rewild', dedicada a la conservación de las especies animales. 

Aún así, al hombre, solo se le condenó a una indemnización de 10 euros, "por un delito normalmente castigado con tres años de prisión y hasta 150.000 euros de multa", lamentan, señalando al gobierno francés como uno de los responsables de la desaparición de estos animales en la zona, razón por la que han tenido que poner en marcha un programa de "reintroducciones de osos" procedentes de Eslovenia para repoblar los Pirineos franceses. 

"Su responsabilidad es mucho mayor, deben protegerlos de la caza furtiva", asegura la organización, indicando que "la justicia debe condenar a sanciones ejemplares y disuasorias a todos los que atacan a esta especie protegida", ya que, según destaca la Presidenta de la ONG, "las penas demasiado laxas son verdaderos incentivos para la caza furtiva".

Así, 'Sea Sheperd', ofrece una recompensa de 10 euros para "motivar a quienes tengan información que permita avanzar en la investigación", cantidad que se pagará "si el testimonio lleva a la acusación de los culpables". Se trata de un sistema de recompensa que ya han usado en otras ocasiones para casos similares, como el del año pasado, que, gracias a estos "incentivos", pudieron encontrar a un cazador furtivo que se dedicaba a decapitar focas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento