CEOE ve "muy difícil" un acuerdo sobre los ERTE antes del día 15 y valora la utilidad de la reforma laboral

El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi, ha pedido este jueves ampliar "al menos hasta diciembre" los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) y dotarlos de mayor adaptababilidad, si bien ve "muy difícil" que se alcance un acuerdo antes del día 15.

Al tiempo, ha defendido la utilidad de la reforma laboral de 2012, que fue "el elemento de más valor para afrontar con éxito la salida de la crisis" anterior, advirtiendo que si no se hace "bien" un cambio sobre la norma puede generar "incluso más paro".

Asimismo, ha reclamado aumentar las alternativas de organización con movilidad geográfica, descuelgue de las condiciones del convenio colectivo o en la distribución irregular de la jornada, así como moratorias y el impulso de la industria.

Así lo ha señalado Garamendi durante su comparecencia ante la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica en el Congreso, junto al presidente de la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme), Gerardo Cuerva, en la que ha explicado que tras la firma hace un mes del acuerdo para prolongar los acuerdos sobre los ERTE hasta finales de junio se habían puesto "deberes" para analizar los siguientes pasos, si bien los papeles de sindicatos y empresarios "están" disponibles, pero no los del Gobierno, que quiere ver "en la mesa".

Por ello, Garamendi ha indicado que aunque le gustaría que el acuerdo se produjese antes del día 15 de este mes, ve "muy difícil" que se pueda alcanzar, y ha reprochado que se acuse a la CEOE de hacer trabajar a los demás trabajadores a deshoras y en cambio a los empleados de la patronal se les quiera "hacer trabajar el domingo a la tarde o el sábado a la noche" al no haber recibido aún los documentos.

Precisamente en la misma Comisión de Reconstrucción la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, se había mostrado partidaria de alcanzar un acuerdo antes del martes.

"Deberíamos haber tenido más papeles hace tiempo, creo que no es bueno llegar a los ERTE en el último día, las empresas necesitan organizarse y predictibilidad", ha añadido al respecto, apuntando que tiene "buena relación" con la ministra de Trabajo.

En cualquier caso, ha pedido "flexibilidad" y "adaptabilidad" para los ERTE para que sigan vigentes "al menos hasta diciembre" en la medida en que cada empresa analiza su caso, y ha opinado que "no tiene sentido" establecer plazos por sectores o territorios, porque la actividad económica "no se va a reactivar por decreto".

"Las empresas deben poder ir recuperando trabajadores ajustando plantillas a necesidades objetivas; ninguna empresa va a dejar de recuperar plantilla si el negocio lo permite", ha apostillado.

Como ejemplo de sus peticiones, ha indicado que si un hotel cuenta con 20 recepcionistas se le debería poder sacar del ERTE durante un tiempo determinado a los empleados necesarios ante un pico de demanda, algo que sería "bueno para la empresa y ahorro para el Estado".

"SI NO SE CAMBIA BIEN LA REFORMA LABORAL PUEDE AUMENTAR EL PARO"

En este sentido, Cuerva (Cepyme) ha remarcado que es "necesario" que los ERTE continúen con "flexibilidad, adaptabilidad, simplificación y certidumbre", y ha recordado que este modelo de expediente quedó recogido en la reforma laboral de 2012, que fue "el elemento de más valor para afrontar con éxito la crisis" anterior.

Además, Garamendi ha subrayado que el presidente de la OCDE ha dicho que fue "muy positiva", la semana pasada el vicepresidente de la UE pidió mirar sus aspectos positivo y el FMI coincide en que es "positiva". "No lo digo yo, hay terceros conocedores que lo dicen", ha agregado, quien ha aclarado que desde la patronal "en ningún caso" han planteado que no se pueda mejorar dicha norma, si bien consideran que hacerlo durante el estado de alarma "sinceramente no es el momento".

A este respecto, ha dicho que a la patronal no le gustan los reales decretos al no poderse realizar aportaciones y ha abogado por trabajar por el corto plazo ante la "gravedad" de la situación, con independencia de que se puede sentar en la mesa y hablar "de lo que haya que hablar".

"En la mesa intentaremos llegar a un acuerdo, y sino llegamos, que podemos no llegar, la legitimidad de las urnas, del Parlamento y del Gobierno tendrán que hacer lo que tengan que hacer, que sería en descuerdo dentro del diálogo social", ha apuntado. Por ello, cree que "si hay que cambiar (la reforma laboral), se cambiará", pero ha advertido de que "si se hace, y no se hace bien, igual hay más paro todavía".

De hecho, ha criticado los "anuncios de desestabilizar un sistema" porque "también generan falta de confianza" y ha indicado que las ideologías "no generan confianza en el mundo de la economía ni confianza en los inversores", aunque sean "legítimas".

El presidente de Cepyme también ha reclamado mayor flexibilidad empresarial y seguridad en los trabajadores, pero "en ningún caso acometiendo reformas integrales y contrarreformas que generan incertidumbre e inseguridad". Cuerva ha apuntado que "todo el arco parlamentario ha validado durante la crisis medidas que no hubiesen existido si se hubiese derogado íntegramente la reforma laboral de 2012".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento