La relación sistemática entre lenguaje y gesto garantiza la eficiencia de los mensajes, según un artículo de la UMU

Investigadores de la Universidad de Murcia (UMU), en colaboración con las universidades de Navarra y Tubinga (Alemania), han demostrado por primera vez que existe una relación sistemática entre el uso de expresiones temporales y sus gestos asociados, según informaron fuentes de la institución docente en un comunicado.
Secuencia de un gesto, facilitada poor los investigadores de la UMU
Secuencia de un gesto, facilitada poor los investigadores de la UMU
UMU

Estos resultados permitirán extrapolar los mecanismos de la comunicación humana al desarrollo y mejora de sistemas informáticos que, como los asistentes virtuales Alexa o Siri, puedan establecer una conversación con humanos y entender gestos o ciertas expresiones.

"Es uno de los grandes retos de la inteligencia artificial ahora mismo: enseñar a un programa a entender qué dice y hace una persona, a fijarse en sus intenciones y darle una respuesta natural", explica el investigador de la UMU Cristóbal Pagán, que recalca que entender las bases de la comunicación humana es el primer paso para desarrollar interfaces eficientes que faciliten la relación hombre-máquina.

Los resultados, publicados recientemente en la revista de alto impacto 'PLoS ONE', demuestran que más de la mitad de las veces que repetimos expresiones para referirnos al tiempo, como 'antes', 'en el futuro próximo' o 'más tarde' van acompañadas de determinados gestos de manera sistemática.

En concreto, en el 69% de las ocasiones estas frases aparecen acompañadas de un gesto, y en más del 50% de los casos dicho gesto está estrechamente relacionado con el mensaje: por ejemplo, marcar una línea del tiempo imaginaria con las manos al decir 'de principio a fin'.

Por primera vez se publica un artículo con datos masivos sobre expresiones muy concretas. Se extrajeron vídeos con hablantes diciendo estas frases a partir de miles de horas de televisión, procedentes de programas de actualidad (debates, informativos o entrevistas) de las principales cadenas norteamericanas.

Esta amplia muestra de diversos contextos comunicativos permite saber qué piensa la gente cuando se comunica, es decir, si sienten de manera inconsciente la necesidad de proporcionar más información.

Estos movimientos, además, varían de acuerdo con el tipo de expresión que se emplee y lo predecible que sea en la conversación. Así, cuanto menos frecuente en la lengua es la frase que se está diciendo, más probable es que, de manera inconsciente, se realice el gesto con el objetivo de que llegue correctamente el mensaje.

"El gesto y el lenguaje tienen una relación más sistemática de lo que pensábamos. Es de esperar que otras modalidades, como la entonación o la mirada, también tengan una relación de interdependencia", resalta el experto de la UMU.

EFICIENCIA DEL LENGUAJE

Este estudio permite un acercamiento para entender las bases de la comunicación humana en un sentido multimodal. En una conversación normal entre varias personas entra en juego el habla con sus matices de entonación, ritmo o acento regional. Pero también, en el cara a cara, intervienen miradas, gestos e incluso la vestimenta.

A partir de la relación de todos estos elementos con el lenguaje, en este caso con las expresiones temporales, se pueden extraer patrones cognitivos y conocer cómo se aprende un sistema comunicativo que tiende a la eficiencia, lo cual es fundamental para comprender la mente humana.

Aunque todos los datos han sido tomados de programas de televisión de Estados Unidos, lo esencial de los resultados es extrapolable a otros países. Se espera que la tasa de gestos varíe en las expresiones temporales de otras lenguas, pero seguirán siendo altas y aumentarán para las frases menos frecuentes, es decir, estarán guiadas por la eficiencia comunicativa.

CONSORCIO INTERNACIONAL

Los investigadores participantes de las tres universidades forman parte del laboratorio global Red Hen Lab, que reúne a expertos de todo el mundo en lenguaje, informática e inteligencia artificial. Juntos afrontan los desafíos del estudio de la comunicación humana.

El Red Hen Lab construye grandes recursos digitales para hacer investigación con Big Data. "Hasta ahora, para obtener resultados sobre la relación entre habla y gesto había que entrar en el laboratorio y promover que las personas gesticulasen al decir expresiones concretas". Ahora se propone una observación natural, es decir, estudiar la comunicación por todos los canales en contextos reales.

Para ello, la Universidad de California en Los Ángeles ha creado una biblioteca digital con cientos de miles de horas de programas de televisión en 17 idiomas de todo el mundo. Un ingente archivo audiovisual que permitirá estudiar la relación lenguaje - gesto, así como la de otras modalidades de la comunicación. El nodo de grabación principal en España (el equipo que procesa la mayoría de los programas de noticias en español) se encuentra en la UMU.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento