Estalla la polémica porque Tita Cervera sacará varias valiosas obras del museo Thyssen para venderlas al mejor postor

Museo Thyssen-Bornemisza reabre sus puertas al público
Museo Thyssen-Bornemisza reabre sus puertas al público
Europa Press

Cuando este sábado el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid volvió a abrir sus puertas, los visitantes se encontraron con una gran ausencia de uno de los cuadros más importantes que alberga la colección: Mata Mua (Érase una vez) pintado por Paul Gauguin durante su estancia en Tahiti y tasado en más de 40 millones de euros.

La obra, parte de la colección personal de la baronesa Carmen Cervera, fue depositada en el museo en forma de préstamo renovable, pero el cuadro ha sido retirado de la sala donde estaba expuesto para su venta con el beneplácito del Ministerio de Cultura.

Junto a ella, también han desaparecido del museo otras tres obras de un gran valor cultural, como El puente de Charing Cross, de Monet, Caballos de carreras en un paisaje, de Degas y El ‘Martha Mckeen’ de Wellfleet, de Hopper 

Mata Mua recibió el permiso para salir al extranjero el pasado abrilcoincidiendo con la renovación del acuerdo del préstamo de sus cuadros a España. 

La noticia no pilla de sorpresa al mundo de la cultura, ya que la baronesa solicitó permiso para exportarlo y venderlo en 2018 alegando problemas económicos, pero fue desestimado por el anterior ministro de cultura, José Guirao. Como acuerdo, el equipo de Guirao le ofreció la salida de las obras de Hopper, Degas y Monet a cambio de mantener el Gauguin en las salas del Thyssen.

Junto a esta propuesta, también se añadió conceder al depósito de la baronesa siete millones de euros anuales durante 15 años para evitar la venta de Mata Mua. Si una vez agotado el plazo existiera una oferta en firme, el Estado tendría derecho a tantear el precio de al obra, al que habría que restarle la cantidad ya abonada por la cesión (100 millones de euros). 

Todo cambió cuando el 10 de enero del 2020 Pedro Sánchez sustituyó a Guirao al frente del ministerio por José Manuel Rodríguez Uribes, por lo que Cervera aprovechó este cambio de carteras para negociar un nuevo acuerdo. Finalmente la baronesa consiguió lo que quería y el nuevo equipo dio luz verde a la exportación y venta de Mata Mua.

Esta venta supone una pérdida de patrimonio cultural en España y una disminución del valor de la colección del museo Thyssen-Bornemisza. También alberga la problemática de la ampliación del museo con fondos públicos. El Estado compró dos palacios anexos al Thyssen en 2004, además de un proyecto realizado en 1992 por el arquitecto Rafael Moneo para que el palacio de Villahermosa albergase la colección de la baronesa. Sin embargo, no hubo contraprestación ni compromiso por parte de esta.

Actualmente, de la cesión original acordada de 655 piezas se ha retirado un 35%, entre ellas La esclusa, de John Constable, que ya causó controversia en su momento.

La noticia ha llegado a las redes sociales, donde los amantes del arte no han podido más que expresar su rechazo e indignación hacia el acuerdo entre la baronesa y el Ministerio de Cultura.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento