El 27% de las papeleras son objeto de algún acto vandálico.
El 27% de las papeleras son objeto de algún acto vandálico. ARCHIVO

Los impuestos en Madrid están por la nubes y es la ciudad más endeudada de España. Pero, eso sí, papeleras que no falten. El alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, se ha propuesto hacer de la capital "una de las ciudades europeas más limpias" y para ello va a gastarse 74,26 millones de euros en sustituir, mantener y conservar los recipientes de desperdicios.

Tendrán ceniceros y un dispensador de bolsas para los excrementos de los perros

Con este dinero, el Ayuntamiento comprará 63.447 papeleras (10.000 más que las que hay en la actualidad) y serán colocadas a lo largo de 2009. Además, durante diez años pagarán a la empresa concesionaria del mantenimiento de los cubos y su lavado. Cada una de ellas costará un total de 1.166 euros. Tendrán ceniceros y un dispensador de bolsas para los excrementos de los perros.

"Es un servicio muy caro y que difícilmente solucionará el problema acuciante de la suciedad en Madrid", consideran fuentes del PSOE madrileño. Gallardón coincide, en parte, con ellos: "Es muchísimo dinero", aunque lo ha justificado aludiendo al "medio ambiente" y a que "muchas veces los ciudadanos no conocemos suficientemente lo que cuestan los servicios que tenemos".

Aún faltan contenedores

El gasto en papeleras supondrá un 43% de lo que el Ayuntamiento espera recaudar en 2009 con la nueva tasa de basuras (169 millones de euros). Además, Gallardón también pretende multar con 750 euros a los madrileños que no reciclen bien. Los vecinos de los distritos del sur y el centro de la capital pidieron a la concejada de Medio Ambiente, Ana Botella, más contenedores de reciclaje en sus barrios.