Cuatro adolescentes afganas resultaron heridas este miércoles en Kandahar cuando, mientras caminaban hacia el Instituto, dos hombres a bordo de una moto les arrojaron ácido de batería a la cara, provocándoles graves cicatrices.

Dos de las menores han perdido la vista a consecuencia del ataque y siguen ingresadas en el hospital, mientras que las dos ya han sido dadas de alta, informó un portavoz del Ejército de Estados Unido.

Estábamos de camino al colegio cuando dos motoristas  lanzaron ácido de batería a mi hermana a la cara

Aunque ningún grupo ha reivindicado la agresión, todo apunta hacia los talibanes, ya que las adolescentes se dirigían al Instituto,  algo que estuvo prohibido en el país varios años durante su mandato. Entonces las mujeres tampoco podían camniar por la calle sin un hombre a su lado.

"Estábamos de camino al colegio cuando dos motoristas se detuvieron junto a nosotras, y uno de ellos le lanzó ácido de batería a mi hermana a la cara", explicaba la joven Latefa en declaraciones a Al Jazeera. "Traté de ayudarla, pero luego me echaron gran cantidad de ácido a mi". Ambas hermanas, de 16 y 18 años, resultaron heridas, especialmente la mayor, que se encuentra en estado grave.

Escuela vacía

Lafeta anunció también su decisión de seguir estudiando, a pesar de lo ocurrido, pero la escuela de Mirwais Nika Girls High School de Kandahar, a la que sólo asisten las niñas, se encontraba ayer vacía, por el miedo a nuevos sucesos.

El portavoz del Gobierno provincial de Kandahar, Parwaz Ayoubi, ofreció aseguró este jueves que las jóvenes heridas fueron seis y que una de ellas se encontraba herida de gravedad. A los asaltantes les calificó de "enemigos de la educación".