El Banco de España alerta de que la tasa de paro podría dispararse al 24,7% y el PIB hundirse un 15,1% por el coronavirus

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se coloca su mascarilla durante el pleno del Congreso.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se coloca su mascarilla durante el pleno del Congreso.
EP

La deriva económica sigue en el punto de mira, y las previsiones siguen siendo poco optimistas, al menos en el corto plazo, por la crisis derivada de la pandemia. El Banco de España ha publicado sus proyecciones para la economía española en las que prevé una caída del PIB del 15,1 % este año en el denominado escenario de riesgo, descenso que sería del 9% en el de recuperación temprana y del 11,6% en un tercero más gradual.

El organismo señala que la situación de "enorme incertidumbre" actual no permite descartar escenarios de riesgo desfavorables. Por ello, ha construido un escenario "de recuperación muy lenta", que implícitamente incluye la posibilidad de episodios con repuntes sustanciales en el número de nuevas infecciones, que requerirían confinamientos estrictos adicionales. Es en este escenario de riesgo en el que el retroceso del PIB en 2020 alcanzaría el 15,1%, para crecer un 6,9% en 2021 y un 4% en 2022.

Las estimaciones recogidas en los dos principales escenarios, de recuperación temprana y gradual, suponen una mejora respecto a los últimos pronósticos presentados el 18 de mayo por el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, en el Congreso, que apuntaban a una merma del PIB de entre el 9,5% y el 12,4% este año, con una recuperación en 2021 insuficiente para alcanzar el nivel previo, registrando un avance económico de entre el 6,1% y el 8,5%, si bien el Banco de España afirma que la comparativa es "limitada" al haber variado la aproximación metodológica.

El Banco de España estima una fuerte disminución del PIB en el segundo trimestre, con una caída (sin precedentes) de entre el 16% y el 21,8%, debido a una incidencia del confinamiento más elevada que en el primer trimestre (cuando cayó un 5,3%), si bien se prevé un repunte de la actividad en la segunda mitad del año y una recuperación gradual a posteriori. Par el tercer trimestre vaticina un repunte de entre el 16% y el 19,3%, que se moderaría a entre el 3% y el 6,3% en el cuarto trimestre.

La autoridad monetaria afirma que en España, donde el contagio ha alcanzado una magnitud "muy elevada", la reducción del PIB en 2020 superaría, en ambos escenarios, a la del área del euro en unos tres puntos porcentuales, si bien la recuperación posterior en la economía española sería "más intensa" que la Eurozona.

El organismo supervisor basa sus previsiones en dos principales escenarios, de recuperación temprana y gradual en función de posibles rebrotes y de la efectividad de las medidas, si bien apunta que en ambos la incertidumbre acerca del desarrollo de la enfermedad, que se mantendrá previsiblemente hasta entrado el próximo año, actuará como freno del gasto de hogares y empresas.

Bajo el escenario de recuperación temprana, el Banco de España asume que la mejoría de la actividad observada desde el tramo final del segundo trimestre prosigue con posterioridad sin que se registren nuevos obstáculos (de naturaleza sanitaria, económica o financiera) de envergadura relevante. Se puede presuponer por tanto que el sector se ha adaptado a las restricciones por las medidas de confinamiento, siendo las pérdidas de actividad menores que al inicio, se evitan rebrotes significativos y las medidas económicas logran evitar la destrucción de empresas. Esto hace que se evite el paro de larga duración.

Tasa de paro por encima del 23%

El aumento del desempleo también es otra de las heridas a cerrar. En la actualización de las proyecciones macroeconómicas hasta 2022 publicadas este lunes y marcadas por el impacto de la covid-19, la entidad sitúa la tasa de paro de 2020 en el 18,1 % -frente al 14,1 % de 2019- en el escenario más benigno, para elevarla al 19,6 % en el intermedio y al 23,6 % en el de riesgo.

Por otro lado, el déficit público llegaría a situarse en el 11,2% este ejercicio, bajando al 6,8% y al 6,1% los dos siguientes, mientras que la deuda pública podría alcanzar incluso el 119,3% en 2020, disminuyendo al 115,9% en 2021 y volviendo a subir al 118,7% en 2022.

La autoridad monetaria indica que los escenarios descritos se encuentran sometidos "a importantes riesgos a la baja" por la posibilidad de rebrotes de la enfermedad de cierta intensidad, que requirieran la reintroducción de medidas de contención, con el consiguiente impacto negativo sobre la actividad y el aumento de las tensiones de liquidez que deriven en problemas de solvencia, que serían más pronunciadas en las empresas más endeudadas.

Ponen también la mirada sobre la UE. Un factor que podría limitar la intensidad de los efectos de la crisis serían las diversas iniciativas europeas de respuesta a esta, que, aunque cuentan con el respaldo del Eurogrupo, "no han sido incluidas en las proyecciones por no estar suficientemente definidas o por no haber sido formalmente aprobadas aún". A esas iniciativas habría que añadir la eventual aprobación del plan para la recuperación de Europa propuesto por la Comisión Europea, "cuyos contornos están menos definidos por el momento", expresa el Banco de España.

"Un instrumento común europeo de esta naturaleza ayudaría a evitar que la recuperación se viera obstaculizada en aquellas economías del área del euro que, como la española, han sufrido con mayor intensidad tanto la pandemia como sus consecuencias económicas", y, simultáneamente, la han podido combatir "en peores condiciones por disponer de un margen presupuestario comparativamente más limitado".

"Dentro de las previsiones del Gobierno"

El documento del Banco de España y su análisis no pilla por sorpresa al Gobierno de Pedro Sánchez. "En lo que trabaja el Gobierno es en minorar la caída y facilitar lo antes posible la recuperación para que la crisis sanitaria no se traduzca en destrucción de empleo", expresó la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, después de asegurar que las líneas marcadas por el organismo "entran dentro de las previsiones" del Ejecutivo.

Preguntada por si habrá subidas fiscales a las clases medias y trabajadoras, la ministra ha dejado claro que el programa del Gobierno de coalición no contempla esta medida "en ningún caso", sino un plan para que, a lo largo de la legislatura, se construya un sistema fiscal más justo, progresivo, en el que paguen más los que más tienen y en el que se revisarán algunas figuras tributarias, como el Impuesto sobre Sociedades.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento