Sanidad deberá autorizar que las comunidades en fase 3 que lo deseen levanten el estado de alarma

El ministro de Sanidad, Salvador Illa (4i), junto a los consejeros de Sanidad de las comunidades autónomas, participan este martes en Madrid en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS), para analizar la situación del coronavirus.
El ministro de Sanidad, Salvador Illa, junto a los consejeros autonómicos de Sanidad .
EFE

Este lunes empezará una nueva etapa del proceso de desescalada en la que los presidentes autonómicos tendrán el control total de los territorios que se encuentren en fase 3. Podrán fijar pautas concretas, determinar la duración de esta última fase e incluso plantear al Gobierno central levantar allí el estado de alarma. En este caso,  la decisión última corresponderá al Ministerio de Sanidad, tal y como ha puntualizado este domingo el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

"Desde el punto de vista formal, el levantamiento del estado de alarma no reside en las comunidades autónomas, sino en el Gobierno", ha recordado Sánchez, que ha afirmado que el Ejecutivo no puede "renunciar" a esta responsabilidad, ni aunque a partir de este lunes once presidentes autonómicos se conviertan en la "autoridad competente delegada" en la totalidad de sus territorios, porque todo estarán en fase 3.

Así, "tendrán potestad no solo de decidir cuánto tiempo ese territorio se puede quedar en fase 3, sino que pueden decidir que pasa a la 'nueva normalidad' y proponer al Gobierno de España el levantamiento del estado de alarma". 

Según ha dicho, es el "acuerdo" al que ha llegado con los presidentes autonómicos y es la alternativa que se ofrece a los presidentes que como el vasco, Íñigo Urkullu, o el cántabro Miguel Ángel Revilla, están pidiendo al Gobierno central que permita el movimiento entre comunidades que se encuentren en fase 3 a partir del 15 de junio.

Sánchez ha vuelvo a dar una negativa por respuesta y ha recordado que podrá haber movimiento entre comunidades cuando estas hayan levantado ya el estado de alarma, para lo que se requerirá autorización del Ministerio de Sanidad.

Últimas reuniones telemáticas

Esta petición, no atendida, ha sido uno de los puntos de discusión en la Conferencia de Presidentes de este domingo, una experiencia telemática que empezó hace 13 domingos debido a la emergencia sanitaria y que ya casi toca a su fin.

Sánchez ha anunciado que el 21 de junio será la última reunión dominical a distancia con los presidentes autonómicos y ha avanzado su intención de celebrar una presencial justo después de las elecciones en Galicia y el País Vasco del 12 de julio.

Es un signo más de la próxima llegada a la 'nueva normalidad', un concepto que desde el principio no ha gustado demasiado y que hoy Sánchez ha llamado también "normalidad provisional". "No encontramos un nombre mejor", ha admitido.

Decreto de 'nueva normalidad'

Otro paso claro en la dirección hacia el levantamiento del estado de alarma será la aprobación este martes por el Consejo de Ministros de un real decreto-ley para la 'nueva normalidad', donde la distancia física de 1,5 a 2 metros seguirá siendo necesaria y el uso de mascarillas, obligatorio, bajo multa de hasta 100 euros.

Sánchez ha desgranado este domingo un decreto que mantendrán las competencias de vigilancia en las comunidades autónomas,  de mantener el sistema sanitario preparado ante un eventual repunte, así como la obligación de informar a Sanidad de los datos epidemiológicos. 

No obstante, para la 'nueva normalidad'. Sánchez ha destacado que la "responsabilidad individual" será clave, para cumplir con las pautas de higiene y evitar "imprudencias" que puedan dar lugar a contagios.

A partir de ahora, ha dicho, los ciudadanos deberán elegir entre ser "barrera contra el virus" o "agente propagador. Y ha lanzado un llamamiento especial a los más jóvenes, que pueden tener "sensación de inmunidad" porque el virus ha afectado más a personas más mayores Pero les ha "suplicado" que extremen las medidas de precaución, si no por ellos mismos, por sus "padres" o sus "abuelos. "Se lo suplico", les ha dicho Sánchez este domingo.

Levantamiento de fronteras

Otro signo de 'nueva normalidad' será el turismo internacional que el Gobierno espera que empiece a llegar a partir del 1 de julio. No espera que este año alcance niveles de otros, pero Sánchez ha dicho que igualmente serán "millones".  "En los próximos meses debemos hacer de la prudencia una forma de vida para evitar el retroceso, debemos recordarlo siempre", ha avisado.

También como una manera de evitar riesgos es por lo que el presidente ha insistido este domingo en que el levantamiento de las fronteras entre países de la UE y entre estos y países terceros debe hacer de forma "coordinada" y con criterios epidemiológicos comunes.

"No tiene ningún sentido abrir las fronteras dentro del Espacio Schengen y entre cada país y terceros porque entonces no va a haber control".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento