Operan con éxito a un niño de cuatro años con síndrome de Vacterl mediante una técnica pionera en España

  • El doctor Francisco Soldado ha llevado a cabo la cirugía en el hospital HM Nens de Barcelona.
  • La técnica utilizada en la intervención consiste en extraer parte de un articulación del pie y colocarla en el brazo.
Cirugía para corregir la malformación de la mano de Iago, un niño de cuatro años con el síndrome de Vacterl.
Cirugía para corregir la malformación de la mano de Iago, un niño de cuatro años con el síndrome de Vacterl.
HOSPITAL HM NENS

Un niño gallego de 4 años afectado por el síndrome de Vacterl ha sido operado con éxito en el Hospital HM Nens de Barcelona con una técnica microquirúrgica pionera en España.

El síndrome de Vacterl es una asociación de malformaciones congénitas que se caracterizan por la presencia de, al menos, tres de los siguientes signos: defectos vertebrales, atresia anal, defectos cardíacos, fístula traqueo-esofágica, anomalías renales, y anomalías en las extremidades.

Según el médico que ha llevado a cabo la cirugía, Francisco Soldado, se trata de un síndrome que afecta a 1 de cada 100.000 recién nacidos aproximadamente.

Iago, el niño que ha sido operado, nació sin radio en el antebrazo derecho, lo que recibe el nombre de 'displasia radial'. Esta malformación provocó que su mano quedase desviada por la falta de soporte.

La mano derecha de Iago antes de la intervención.
La mano derecha de Iago antes de la intervención.
HOSPITAL HM NENS

Soldado ha explicado este viernes en rueda de prensa todos los detalles del procedimiento utilizado en la intervención y ha remarcado que es "extremadamente complejo y de gran dificultad técnica". 

El doctor a cargo de la cirugía se formó en Tampere (Finlandia) con el impulsor de esta técnica, Simo Vilkki. Ésta es la quinta intervención que realiza en el centro, la primera como jefe de servicio.

El procedimiento

El proceso de intervención consta de distintas partes: la primera consiste en colocar un fijador externo que estira progresivamente los tendones y la piel para poner la muñeca del paciente recta.

La segunda parte consiste en el trasplante de una articulación del pie al antebrazo. Este 'soporte biológico' crecerá al ritmo que lo hace el cúbito, por lo que "la muñeca no se va a desviar y le permitirá una mayor movilidad", ha explicado el cirujano. 

Además, asegura que, pese a la extracción del pie, "al pie no le pasa nada y podrá hacer vida normal: fútbol, deporte... lo que quiera".

Para Soldado, esta segunda intervención es la más complicada "porque los vasos del paciente son muy pequeños" al tratarse de un niño. Sin embargo, "la operación no puede realizarse en personas mayores de siete u ocho años, porque, pasada esta edad, han desarrollado patrones adaptativos y han aprendido a hacer las cosas a su manera, con lo que no conviene cambiarlo", ha añadido.

Finalmente, se realizará una tercera intervención en la que se implantará un dedo pulgar a partir de una parte del índice. De esta manera, cuando Iago recupere completamente la movilidad, podrá escribir, comer y coger los objetos con mayor comodidad.

Resultados

Soldado ha ensalzado el tratamiento de la técnica de Vilkki porque "es muy compleja, pero tiene unos resultados mucho mejores que lo que sea hacía hasta ahora".

La 'centralización', la cirugía que se llevaba cabo anteriormente, consistía en poner la mano encima del antebrazo, pero, más adelante, volvía a desviarse, empeoraba el crecimiento y ofrecía una muy mala movilidad, tal y como cuenta el cirujano.

Con la técnica de Vilkki "Iago va a ser capaz de hacerlo prácticamente todo", ha afirmado Soldado, aunque ha querido remarcar que "la normalización es imposible, pero el objetivo no es normalizar, sino mejorar, y la mejora es muy importante".

El padre de Iago, Adrián, ha contado que su hijo se puso muy contento al ver su mano recta y que "está deseando salir a jugar y hacer vida normal".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento