La revista 'The Lancet' se retracta sobre el artículo que cuestionaba la efectividad de la hidroxicloroquina contra la Covid

Gráfico sobre el uso de la hidroxicloroquina para tratar la Covid-19.
Gráfico sobre el uso de la hidroxicloroquina para tratar la Covid-19.
HENAR DE PEDRO

A finales del pasado mes de mayo, la revista científica 'The Lancet' publicaba una investigación que cuestionaba la efectividad de la hidroxicloroquina contra la Covid-19. La sustancia fue consumida y ampliamente defendida por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y ahora los investigadores se retractan de los resultados publicados sobre la supuesta ineficacia de la sustancia.

El pasado miércoles, tres de los investigadores se retractaron de la investigación, como recogió la revista 'The Lancet' en un comunicado, por "serias dudas y preocupaciones sobre la fiabilidad y veracidad de las fuentes" utilizadas en su trabajo. "Actualizaremos este asunto en cuanto dispongamos de más información", termina la corta nota.

La polémica sobre la hidroxicloroquina no giró solo en torno a que no servía para tratar el coronavirus, sino que incluso se advirtió de que podía causar serios efectos secundarios como cuadros agudos de psicosis y posibles intentos de suicidio. 

Trump la consume a diario

A mediados del mes de mayo, Donald Trump aseveró: "Me la estoy tomando, la hidroxicloroquina. Empecé a tomarla hace un par de semanas. No me va a hacer daño", dijo a los periodistas al final de un acto en la Casa Blanca. "Tomo una pastilla cada día, en algún momento pararé", agregó, tras aclarar que se refería tanto a la hidroxicloroquina como al zinc.

El mandatario explicó que comenzó a tomárselo porque quería, y porque escuchó "cosas buenas" sobre el medicamento y preguntó a su doctor en la Casa Blanca qué le parecía, y este dijo que "si quería" podía recetárselo.

La OMS reanuda ensayos con hidroxicloroquina

La Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó el mismo día del anuncio de los investigadores de que se retractaban del estudio, que se reanudarán los ensayos clínicos en los que se utiliza la hidroxicloroquina y que forman parte de los esfuerzos internacionales por hallar uno o más tratamientos y vacunas para la Covid-19.

La reanudación viene tras una recomendación anterior del equipo de expertos que supervisa los ensayos clínicos que se realizan en 35 países de interrumpir por precaución aquellos relacionados con ese medicamento porque había información que ponía en duda su seguridad.

Desaconsejado por varias instituciones

Las dudas sobre la efectividad del medicamento no surgieron de manera unilateral por los investigadores publicados en 'The Lancet', sino también por otras instituciones como La Federación de las Sociedades Americanas de Biología Experimental (FASEB), que dio razones mecanicistas por las cuales estos medicamentos pueden fallar para la COVID-19.

También la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) alertó de que la cloroquina y la hidroxicloroquina pueden provocar trastornos neuropsiquiátricos, como cuadros agudos de psicosis, intento de suicidio o suicidio consumado. La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE UU (FDA, en inglés) advirtió también a finales de abril contra el uso de la hidroxicloroquina fuera de un hospital o un ensayo clínico, por el riesgo de desarrollar arritmias cardíacas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento