Blue Jeans: "En la literatura juvenil no son todo besitos"

  • El escritor Francisco de Paula Fernández publica su nueva novela, 'La Promesa de Julia' (Planeta).
El escritor sevillano Blue Jeans, en una fotografía promocional.
El escritor sevillano Blue Jeans, en una fotografía promocional.
Ester Ramón

Francisco de Paula Fernández encara la nueva normalidad con la incertidumbre que implica una crisis, aunque admite sentirse ilusionado: trae una nueva novela bajo el brazo, La promesa de Julia (Planeta). Conocido popularmente como Blue Jeans, el escritor sevillano contaba con publicar su duodécimo título en marzo, pero las circunstancias interrumpieron sus planes: “La salida se ha retrasado mes y medio. He contado los días. Ahora debo reunirme con la editorial, no sé qué va a pasar conmigo ni con mis historias”.

El autor quiere seguir escribiendo, pero necesita un descanso: no precipitarse, solo “escuchar”. Por el momento, se limita a celebrar el lanzamiento de una novela juvenil que no solo cierra la trilogía La chica invisible, sino también una trayectoria literaria de diez años: “La promesa de Julia es un final de fiesta”.

Asegura que La promesa de Julia es “la novela más Blue Jeans de todas”. Sí, porque mezcla lo que hay en los dos últimos libros de la trilogía: misterio, sospechosos, muertes, investigación… Y también recupera la esencia de mis primeros diez libros: vemos amor, desamor, amistad y gente joven. El libro ha quedado como yo quería. Lo defino como ‘el último baile de Blue Jeans’.

“El último baile” suena a despedida. No lo puedo decir. Solamente sé que termina una etapa, una historia se acaba. No puedo asegurar si voy a seguir escribiendo juvenil, misterio o corazoncitos. Estoy muy a gusto con lo que estoy haciendo, pero el futuro no solo depende de mí, también mandan la editorial y los lectores. Vamos a ver qué es lo mejor para todos a partir de ahora. 

Julia, la protagonista, aún está en la universidad. Sin embargo, se nota que ha recorrido mucho camino. Proyecta mucha seguridad en sí misma y es muy madura para su edad. Es un personaje diferente a los que he creado hasta ahora. Julia evoluciona. Empieza siendo una adolescente de 16 años a la que aparentemente le va muy bien en la vida, es muy inteligente y tiene el apoyo de su familia; pero le empiezan a pasar cosas: se enamora, su cabeza no puede controlar lo que siente, asesinan a su amiga, vive una bomba que estalla en un aeropuerto… Todo esto condiciona su personalidad, se vuelve más apática. En este libro ya es una chica más extrovertida, pero la experiencia de los últimos años le afecta. Julia es una protagonista que a mí, personalmente, me ha servido para crecer como escritor.

Parece que lo que más inseguridad le genera es su relación con Vanesa. Ella está con Vanesa y no le da vueltas a su condición sexual, aunque nota que algo le pasa con ella. Lo interesante de estos dos personajes es que su condición sexual no es determinante. Hay muchas novelas que se centran en la orientación sexual del personaje, pero yo lo intento naturalizar. Aunque parezca mentira todavía hay gente que me pregunta por qué Julia tiene que estar con una chica. Me da rabia.

En sus novelas también normaliza la existencia de enfermedades relacionadas con la salud mental, como la anorexia. Es importante que no se oculten. Usted tiene una gran responsabilidad con los jóvenes.

Con el tiempo la asumí. En estos años me han hablado lectores con trastornos de la conducta alimentaria, que han sufrido bullying, que se preocupan por su orientación sexual e incluso se autolesionan. Y me lo han contado a mí porque he introducido estos problemas en los libros. Siempre intento tratarlos con respeto y con mucho mimo y cariño. Evidentemente, yo no tengo la solución. Mis historias pueden aliviar, pero la clave realmente está en el entorno de cada persona. Si tienes problemas se los tienes que contar a tu familia, a tus profesores… porque la respuesta no la tengo yo.

¿Ha escrito durante la cuarentena? La verdad es que no. La Promesa de Julia es un libro que me ha exprimido mucho. Ha sido un mes de corrección muy exigente; la correctora era nueva para mí y yo para ella. Además, se me ha acumulado el cansancio de la gira: el año pasado tuve más de cuarenta firmas, viajé a Italia o Latinoamérica...

¿Y para usted? Hay quienes empezaron un diario de confinamiento... En la cuarentena intenté sentarme un par de días para ver si escribía algo sobre ello. Solo conseguí escribir un párrafo. Pero también he hecho mil cosas: he abierto clubes de lectura para los chicos, he hecho un programa de entrevistas a través de Instagram, directos o entrevistas. Voy a necesitar unos días para recuperarme.

Dicen que se espera en las librerías un ‘boom’ creativo y divulgativo sobre la Covid-19. Lo he hablado con algún que otro autor. ¿Cómo vamos a hablar de cualquier tema a partir de ahora sin tener en cuenta el coronavirus? Desde marzo ha sido todo. Si te alejas del virus para crear tus historias vas a estar faltando a la verdad. Seguro que se va a escribir mucho sobre pandemias mundiales. Como te decía, yo pensé en escribir algo, pero la gente va a terminar harta si se lo vamos a estar dando también en la ficción. A ver qué piensan los editores.

El escritor Francisco de Paula Fernández (Blue Jeans).

FRANCISCO DE PAULA FERNÁNDEZ

  • Sevilla, Andalucía. Escritor.
Blue Jeans es el pseudónimo que Francisco de Paula Fernández usa para firmar sus libros. Nació en Sevilla un 7 de noviembre -prefiere ocultar el año-, creció en Carmona y vive en Madrid, donde se licenció en Periodismo. Es uno de los autores españoles con más seguidores en Internet. Su novela 'Canciones para Paula' (2009) pasó de las redes sociales al papel y da nombre a su primera trilogía. Después llegaron las series 'El club de los incomprendidos' (2014), 'Algo tan sencillo' (2017) y ahora 'La chica invisible' (2020). Su trayectoria fue reconocida con el Premio Cervantes Chico (2013).

Menos mal que está la literatura juvenil para evadirse, ¿no? Bueno, ahora los que tienen cierta ventaja son los que escriben fantasía. Los que escribimos novelas realistas basadas en la actualidad veremos cómo lo hacemos. No lo vamos a tener fácil para evitar caer en tópicos como que la gente salía a las ocho a aplaudir. Es una cuestión de sentido común. Si tu novela está basada en 2020, tiene que aparecer como fondo. ¿Cómo escribir una historia basada en Madrid sin contar lo que ha pasado?

Blue Jeans se dio a conocer en las redes sociales, ¿piensa que actualmente lo habría tenido tan fácil? En realidad no fue fácil. Todo empezó en Fotolog y después en Tuenti. Ahí llegué a tener hasta 150 cuentas con 500 amigos en cada una. Fue por aquel entonces cuando se hizo viral Canciones para Paula (2009). Tuve que hablar con varias personas para que me ayudaran con lo que estaba haciendo y me promocionaran. Nunca se había hecho algo así, yo fui de los primeros. Cuando Everest decidió publicarme también tardó su tiempo en decirme que sí. Claro, hoy sería mucho más complicado y a la vez más sencillo. Hay una gran cantidad de escritoras que han pasado de Wattpad al papel, como Andrea Smith o Ariana Godoy. En cambio, las redes sociales convencionales -Twitter, Instagram, ahora Tiktok…- son sobre todo un apoyo de promoción.

¿Le costó imaginar Canciones para Paula en formato físico? Hasta que no vi el libro en la librería no me lo creí. Empecé a escribirlo en junio y en agosto dije que no seguía. En septiembre entré de nuevo a Fotolog y vi que había mucha gente animándome. Mi intención era que los lectores me dijeran si gustaba o no lo que hacía. Muchos me apoyaron. Eso me ayudó para darme cuenta de que no lo había hecho tan mal. Estaba pasando por un momento complicado: me habían rechazado varias editoriales, vivía en 20 metros cuadrados… Se puede decir que aquello me salvó.

El escritor sevillano Blue Jeans, en una imagen promocional.
El escritor sevillano Blue Jeans, en una imagen promocional.
Ester Ramón

La trilogía El club de los incomprendidos (2014) saltó al cine. Ahora Morena Films prepara una serie con La chica invisible. Es una buena noticia. Para mí y para los lectores ha sido la noticia del confinamiento. No recuerdo tantas interacciones en las redes sociales desde que se estrenó El club de los incomprendidos. Bueno, quizá cuando entré en la Academia de Operación Triunfo. La noticia ha sido un chute de positividad e ilusión en estos tiempos tan complicados. También hay que tener los pies en el suelo: una cosa es que una productora como Morena Films haya comprado los derechos y otra que la serie salga. Ese es el paso decisivo. Solo se ha puesto la primera piedra.

Parece que sus novelas atraen bastante al sector audiovisual. Hay un trabajo muy bueno de la editorial detrás. No es fácil que se apueste por un libro juvenil. De hecho, podemos contar con los dedos de las manos las novelas juveniles que se han llevado al cine o a la tele. Parece que con las plataformas se ha abierto un nuevo camino. 

¿Tiene expectativas sobre este proyecto? No, voy paso a paso y soy muy realista. Tengo una reunión pendiente y asimilaré el papel que me toque. Intervendré más o menos, pero sé adaptarme a esto. Supongo que espero lo típico: que la serie sea lo más fiel posible al libro, que los actores se parezcan a los personajes… pero lo cogeré todo con alfileres e iré a muerte con lo que decida la productora.

Compartió un TikTok donde ironizaba con lo siguiente: “Van a hacer una película de mi libro. No participo en el guion, ni elijo a los actores… pero respetan el nombre de los personajes”. Fue solo humor. Para mí ese es el lenguaje de TikTok. Se suele decir que la película siempre es peor que el libro o que no se parece en nada a las novela. Hice un guiño y ya está. Aunque es verdad que el escritor a veces no pinta nada.  

Ha publicado doce novelas, todas ellas dirigidas a adolescentes, ¿alguna vez le ha picado el gusanillo de cambiar de registro? No, porque un libro ocupa prácticamente un año de mi vida. Es un proceso en el que tengo que estar muy centrado. No me da tiempo a pensar o buscar otras opciones. Hay autores que hacen dos o tres cosas a la vez, pero yo no soy capaz. Además, considero que la literatura juvenil es igual de importante que la literatura para adultos. Hay gente que la ve como algo secundario y a mí me parece igual de difícil. Creamos escritores: el chaval que se aficiona a leer con quince años puede que después se ponga a escribir.

¿La literatura juvenil está infravalorada? Solo hay que ver la poca atención que recibe en los medios. A mí me hacen caso porque estoy en Planeta, pero como yo hay pocos. Tengo amigos y autores muy buenos, gente joven, emprendedora… y para que tengan una entrevista no sé qué tiene que pasar. Hay escritores que no tienen la prensa que tengo yo. Sacan libros y consiguen que la gente les lea, pero no tienen tanta repercusión. Parece que todo lo que tiene que ver con la gente joven se toma con cierta reserva, los adultos nos olvidamos de que hemos sido jóvenes. Creo que no nos toman en serio. Es como cuando te preguntan: ‘Oye, ¿cuándo vas a dar el salto a la literatura de verdad?’. Se te queda cara de tonto. Los que escribimos juvenil hablamos absolutamente de todo. Tenemos una responsabilidad, no son todo besitos. Hay que leer antes de valorar.

¿Firmaría algún trabajo como Francisco de Paula? Si algún día dejo de escribir juvenil, quizás sí. Tengo un nombre y puedo usarlo. Tampoco he pensado demasiado sobre ello. Recuerdo que tuve un proyecto con Espasa que consistía en una especie de Canciones para Paula pero con treinteañeros, una cosa parecida a Friends. Al final no salió adelante, pero sí iba a firmarlo como Francisco de Paula Fernández. 

¿Cuándo es un buen momento para leer La promesa de Julia? A mí me gusta leer por la noche, aunque La promesa de Julia puede leerse a cualquier hora. Lo único que deseo es que guste. Que deje buen sabor de boca.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento