Nacho Vidal, una vida marcada por los escándalos

El actor porno Nacho Vidal, en el Salón Erótico de Madrid.
El actor porno Nacho Vidal, en el Salón Erótico de Madrid.
GTRES

Es uno de los actores de cine para adultos más popular. Un filón, el rey Midas de una industria que le ha hecho millonario y a la que llegó de casualidad cuando se encontraba en el Ejército y trabajaba en una empresa de camiones. Directo, conflictivo y déspota, el valenciano Nacho Vidal nunca ha esquivado ninguno de los múltiples escándalos en los que se ha visto envuelto a lo largo de los años. Porque su detención por un delito de homicidio imprudente no es su primer altercado con la justicia.

Acusado de haber maltratado a su expareja de forma reiterada, en 2007 Nacho pasó dos noches en los calabozos tras el desgarrador testimonio narrado en la denuncia que finalmente fue retirada. En 2012, fue detenido dentro del marco de la operación caso Emperador tras ser acusado de blanquear 14 millones de euros a través de la mafia china. Confesó que su hermana, también imputada, le llegó a pedir perdón por lo ocurrido.

Víctima de supuestos abusos, el actor denunció en 2017 que el médico al que acudió para sanar un problema de oído, le obligó a bajarse los pantalones y que tocó, sin consentimiento, el secreto de su éxito. El mismo que también le ha llevado a sufrir cien enfermedades de transmisión sexual de las que se excluye el VIH tras unas semanas de incertidumbre. 

Un juego que muchos criticaron tras un falso positivo que no solo despertó el miedo entre sus compañeros de profesión, sino que estigmatizó todavía más la enfermedad. El revuelo ocasionado llevó a Nacho a confesar que, en realidad, lucha contra el síndrome de Reiter, que le acarrea múltiples y dolorosísimas dolencias que, incluso, le han llevado a pensar en varias ocasiones en el suicidio.

En el terreno más personal, la vida de Nacho Vidal tampoco ha sido muy sosegada. Además de su detención en 2007 por un presunto delito de violencia de género, Vidal también protagonizó otro escándalo con la misma mujer. Ocurrió en 2015, cuando denunció que la persona con la que compartía su vida había raptado a la hija que tienen en común, Candela, impidiéndole cualquier tipo de contacto. 

Padre de otros dos hijos, León y Violeta, fruto de su relación con la colombiana Franceska, se ha convertido en uno de los bastiones de la transexualidad debido al cambio de género al que se sometió su hija. El complicado proceso, que se inició cuando Nacho (ahora Violeta) tenía solo seis años, se plasmó en un documental que él mismo presentó en sociedad. 

Cómodo entre polémicas, recientemente ha asegurado que llegó a inseminar él mismo a una yegua. En la actualidad, Nacho se considera un hombre libre y ha confesado que para los asuntos más íntimos no distingue entre hombres y mujeres. “Soy sexo”, dice.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento