Zuckerberg rechaza tomar medidas contra el post de Trump, a pesar de la masiva protesta de sus empleados

El cofundador y CEO de Facebook, Mark Zuckerberg.
El cofundador y CEO de Facebook, Mark Zuckerberg.
EFE

De nuevo Donald Trump y las redes sociales ocupan portadas en todo el mundo. A principios de esta semana conocíamos la noticia de que Twitter había censurado parte de un mensaje del presidente de Estados Unidos sobre las protestas en varias ciudades del país norteamericano a raíz de la muerte de George Floyd. Así comenzaba el 'tuit', del que no se puede leer la continuación:

El resto del mensaje decía: “Estos MATONES están deshonrando la memoria de George Floyd, y no dejaré que esto pase. Acabo de hablar con el gobernador (de Minesota) Tim Walz y le he dicho que el Ejército está con él. Cualquier dificultad y asumiremos el control pero, cuando el saqueo comience, empieza el tiroteo”.

Según la red social de microblogging el mensaje de Trump “glorificaba la violencia”, algo que no se permite hacer según las reglas de la plataforma. En cambio, el mismo mensaje permaneció inalterado en Facebook, donde el presidente también lo compartió.

Las primeras explicaciones del fundador y CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, hacían referencia precisamente a esas reglas: “A diferencia de Twitter, no tenemos una política de poner una advertencia frente a las entradas que pueden incitar a la violencia porque creemos que si un post incita a la violencia debe ser eliminado sin importar si es noticia de interés o viene de un político”.

Zuckerberg sostenía que, a pesar de estar “en profundo desacuerdo” con cómo el presidente “se ha expresado sobre esto”, cree que la gente “debe poder verlo por sí misma” porque exigir responsabilidad por esas posiciones del poder “solo es posible cuando lo que han dicho puede ser examinado en abierto”.

Este mismo lunes, tras las declaraciones y la forma de tratar el asunto de su CEO, un grupo de empleados de Facebook se rebelaron y, como forma de protesta, hicieron varios parones de actividad, abandonando durante unas horas su puesto de trabajo. Incluso muchos de ellos han dejado mensajes en sus distintas redes sociales en los que desaprobaban rotundamente la línea de actuación de su jefe.

Por su parte, también la sociedad mostraba su desacuerdo: “Estamos decepcionados y atónitos por las explicaciones incomprensibles de Mark”, decían los líderes de la Conferencia de Liderazgo sobre Derechos Civiles y Humanos, el Fondo de Defensa y Educación Legal de NAACP y Color of Change en un comunicado conjunto. “Está sentando un precedente muy peligroso para otras voces que dirían cosas perjudiciales similares en Facebook”, añadían.

Zuckerberg adelantó para ayer la reunión semanal con sus empleados para “abordar el creciente descontento entre los empleados”, según informa The Guardian. En ella les trasladaba que, a pesar de las protestas de sus trabajadores y de las duras críticas de líderes de organizaciones de los derechos civiles, iba a seguir respaldando su decisión de permitir que Trump ‘amenace’ desde su plataforma con usar la violencia -“el tiroteo”- contra los manifestantes.

The Verge ha trasladado las palabras del CEO de Facebook en esta reunión: “Sabía que necesitaba separar mi opinión personal de lo que es nuestra política y los principios de la plataforma que estamos ejecutando, sabiendo que la decisión que hemos tomado iba a llevar a mucha gente a estar muy molesto dentro de la empresa y muchas críticas de los medios de comunicación”. Zuckerberg concluía diciendo que “probablemente esta decisión ha incurrido en un coste práctico masivo para que la compañía haga lo que creemos que es el paso correcto”.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento