Fue en la presentación de Last Chance Harvey, dirigida por Joel Hopkins. Las dos estrellas de la película, los veteranos Dustin Hoffman y Emma Thompson, eran fotografiados y hablaban con los periodistas cuando la actriz
no pudo aguantar más los chistes de Hoffman.



"Eres muy sucia. Emma Thompson es muy sucia", repetía el actor una y otra vez a los medios, hasta que su compañera de reparto explotó ordenándole callar. La escena era un poco tensa. Y Thompson intentaba aclarar su imagen: "No soy sucia. Me ducho... casi todos los días".

Efectivamente, todo era una broma. Las dos estrellas también bromearon sobre una presunta escena erótica en la película, en la que se quedaban completamente desnudos. Hoffman ironizó: "Todo era mio. No habían añadido nada con efectos digitales". Thompson llamó cobarde al director por eliminar la torrida escena.

La película se estrena en Estados Unidos el 23 de enero.