No saben dónde se construirán ni en cuánto tiempo. Ni siquiera si les tocará uno. Pero el bajo precio de los pisos, de hasta 162.000 euros, y una fe ciega en José Moreno -conocido como El Pocero bueno o El Robin Hood del ladrillo-, ha llevado a más de 1.500 personas a acampar a la puerta de la asociación de vecinos La Avanzada, en la avda. de la Hispanidad de Fuenlabrada (194.000).

'Mileuristas', parados o trabajadores que han pedido vacaciones conviven organizados en grupos de 20

Allí, el sábado a las 10.00 h se pondrán a la venta sobre plano 2.100 viviendas baratas. Aunque los campistas esperan impacientes a que llegue ese momento, el miedo a que haya avalanchas es general: «Esto el sábado va a ser una batalla campal. Aquí, mariquita el último», decía ayer Yolanda. Aun así, para muchos de los que desde el domingo hacen cola es «la única oportunidad de tener una casa».

"No hay otra salida. Por eso hemos venido tan pronto", asegura Dolores, de 53 años, que el domingo, a las 8 h de la mañana, fue la primera que plantó su tienda de campaña sobre un carril bici frente a La Avanzada. Este martes por la mañana relevaba a sus hijos, Teresa y David, de 31 y 30 años respectivamente, mientras trabajaban.

Organizados en grupos de 20

Mileuristas, parados o trabajadores que han pedido vacaciones para poder hacer cola conviven organizados en grupos de 20 para evitar que nadie se cuele. "Si para un concierto la gente espera tres días, ¡cómo no vas a esperar para una casa!", dice, risueña, Tere, de 29 años.

Justo detrás de ella en la fila está Angelines, de 53 años. Hace cola para que Manuel, de 27 años e hijo de su vecina, pueda tener una casa. Ésta no es su primera vez: en marzo de 2007, cuando el Pocero puso a la venta 402 pisos junto al Hospital de Fuenlabrada, hizo cola para sus hijos, "pero sólo un día", matiza.

Angelines, que releva al hijo de su vecina, ya hizo cola en 2007 cuando el Pocero puso 402 pisos a la venta

Vestida con ropa de esquiar para protegerse del frío, Yolanda, de 33 años y funcionaria del Estado, también aguarda a la cola. Vive con sus padres y se quiere ir a vivir son su novio, "pero con estos precios no podemos".

Rosana, de 30 años, y a tres semanas de dar a luz a su bebé, también espera junto a su marido. Tienen dos hijos pequeños que, por las noches, duermen en casa de un amigo. El embarazo no frena sus intenciones: "Por una vivienda lo que haga falta".

Al sur de Madrid o al norte de Toledo

El Ayuntamiento de Fuenlabrada (PSOE), que ha reforzado los efectivos de policía, protección civil y limpieza hasta el sábado, dice que el Pocero no tiene suelo público en el municipio. El Pocero, por su parte, no ha confirmado dónde estarán los pisos, aunque sí ha dicho que será en las grandes ciudades del sur de Madrid o en las pequeñas del norte de Toledo.