Dos años de prisión y tres de alejamiento por agredir a su madre, enferma de ictus

  • Su progenitora le llamó la atención por discutir con su novia.
  • El acusado la abofeteó y la empujó contra la puerta.
  • También agredió a su padre tirándole un trofeo a la espalda.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE SANTANDER

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Cantabria ha condenado a dos años de prisión a E.B.G. por agredir a su madre, enferma de ictus cerebral, cuando ésta le recriminó que estuviera discutiendo con su novia.

Según relata la sentencia, hecha pública hoy, los hechos sucedieron el 15 de diciembre de 2007, cuando el acusado se encontraba en el domicilio de sus padres en Torrelavega e inició una discusión con su novia, que vivía con ellos.

La madre del condenado le llamó la atención por la discusión, dado lo avanzado de la noche y ante el temor a molestar a los vecinos, a lo que su hijo reaccionó enfadándose e insultándola, además de pegarle una bofetada en la mejilla y un puñetazo en la frente.

El acusado le pidió las llaves de la casa, y al no recibirlas, pegó a su madre un empujón contra la puerta, de forma que ella cayó al suelo, golpeándose con la pared al caer y produciéndose una brecha en la cabeza. Por la herida sangró abundantemente, y quedó conmocionada en el suelo.

La madre del condenado se encontraba en el momento de los hechos afectada por un ictus cerebral, que le impedía la movilidad de parte del cuerpo derecho, y como consecuencia de la cual, andaba con dificultad, recurriendo al uso de muletas.

La agresión la produjo contusiones múltiples y una herida en el cráneo, y le quedó como secuela una cicatriz en el cuero cabelludo.

Agresión al padre

Pero además, el acusado también agredió a su padre, que al oír el ruido, se desplazó a la habitación, de forma que se encontró a su esposa en el suelo y creyó que estaba muerta. Entonces, se encaró con su hijo, que le tiró un zapato a la cara y un trofeo, con forma de copa con la base de mármol, que le alcanzó en la espalda.

Su padre intentó defenderse, para lo que intentó coger un paraguas, pero el hijo se lo arrebató y le golpeó con él en la cabeza y el abdomen, lo que le produjo distintas lesiones.

Por todo esto, se le condena, por un delito de violencia doméstica de lesiones a un año y medio de prisión, y la prohibición de acercarse al domicilio de su madre y comunicar con ella por un plazo de tres años.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE SANTANDER

Mostrar comentarios

Códigos Descuento