Tribunales.- Condenan al SAS a indemnizar con 30.000 euros a las hijas de una fallecida por "sepsis grave"

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número cuatro de Sevilla ha condenado al Servicio Andaluz de Salud (SAS) a indemnizar con 30.000 euros a las hijas de una anciana de 84 años fallecida en enero de 2018 por "sepsis grave", después de haber acudido al área de Urgencias del hospital Virgen del Rocío y mediando en el caso el papel de un catéter tunelizado mediante el que le era administrado un tratamiento de hemodiálisis al que estaba siendo sometida.
Fachada del Hospital Universitario Virgen del Rocío
Fachada del Hospital Universitario Virgen del Rocío
María José López

En su sentencia, emitida el pasado 18 de febrero y recogida por Europa Press, la citada instancia judicial aborda una demanda promovida por dos hermanas, representadas por la abogada María Jesús Villalpando, de la asociación El Defensor del Paciente, contra el Servicio Andaluz de Salud, por "la denegación de indemnización por responsabilidad patrimonial a consecuencia del fallecimiento de la madre" de estas personas, figurando como codemandada la empresa proveedora de servicios sanitarios Diaverum.

Las demandantes reclamaban una indemnización conjunta de 40.800 euros considerando que "existe un nexo causal adecuado y lógico entre la falta de diagnostico y tratamiento" de su madre en el hospital Virgen del Rocío "al escatimarle los medios" y el fallecimiento de la misma el 8 de enero de 2018 por "sepsis grave". "Una infección no diagnosticada y tratada siempre provocará una sepsis grave, un fracaso multiorgánico y el fallecimiento del paciente. En este caso, la causa inmediata de la muerte tal y como se consigna en la hoja de exitus es una sepsis por pseudomona aeruginosa", exponía la representación de las hermanas.

EL SAS ALEGA LA "SINTOMATOLOGÍA" QUE PRESENTABA

La representación del SAS, de su lado, defendía que "la sintomatología que presentaba la paciente era claramente de índole respiratoria, con ausencia de datos específicos de bacteriemia relacionada con el catéter" con el que se le administraba un tratamiento de hemodiálisis, por lo que consideraba "adecuada la asistencia prestada y orientada a esa sintomatología".

Igualmente, avisaba de que "de todas formas, la responsabilidad reclamada se ve enervada por la responsabilidad que corresponde a la contratista, la mercantil Diaverum Servicios Renales, que tenía como obligación el seguimiento de la sospecha de infección local del catéter". En cualquier caso, el SAS veía "excesiva" la petición de indemnización.

Frente a ello, el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número cuatro ha determinado que "realizando una valoración en conjunto de las pruebas practicadas, se pone claramente de manifiesto que el día 2 de enero de 2018, cuando la paciente acudió a lo servicios sanitarios, se debió de proceder cuanto menos a una visualización de la situación que presentaba el catéter, circunstancia que no aconteció, máxime cuando la paciente llevaba mucho tiempo con un antibiótico y persistía el estado febril, como se indica en la hoja de consulta del día 2 de enero".

EL PAPEL DEL CATÉTER

"No habiéndolo hecho así, no se puede estimar que dicho día 2 de enero de 2018, la infección que daba lugar al estado febril no lo fuera como consecuencia de la situación que presentaba el catéter y que se puso claramente de manifiesto cuando se realizó el monocultivo en días posteriores, lo que ocasionó que se hubiese dilatado en el tiempo la aplicación de un tratamiento adecuado a la infección del catéter", razona el juzgado, zanjando que resulta "procedente estimar la existencia de responsabilidad patrimonial de la administración sanitaria".

No obstante, frente a la petición de 40.800 euros de indemnización conjunta, el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número cuatro tiene en cuenta "los antecedentes de la paciente y los días que se tardó en abordar la situación de forma satisfactoria en relación con el tratamiento", así como que se trata de un caso de "pérdida de oportunidad", por lo que fija una cuantía de 15.000 euros para cada una de las hijas de la "desgraciadamente fallecida".

Así, el juzgado estima parcialmente la demanda de estas hermanas y condena expresamente al SAS a indemnizar a estas hermanas con 30.000 euros en su conjunto, más los correspondientes intereses.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento