La aventura empresarial de Belén Esteban fracasa por la crisis del coronavirus

Belén Esteban ya se encuentra en Madrid. La popular colaboradora ha regresado a la capital después de pasar unos días de vacaciones con su marido, Miguel Marcos. Y a jurar por su bronceado, el destino ha podido ser una isla o lugar con playa. Visiblemente cansada, Belén ha llegado a su domicilio en Paracuellos del Jarama procedente del aeropuerto de Madrid-Barajas, sin querer hacer declaraciones.
Imagen de archivo de Belén Esteban,
Archivo

Belén Esteban también ha sufrido las consecuencias de la pandemia en primera persona, tanto a nivel personal como laboral.

En primer lugar, su colaboración en Sálvame se ha visto reducida a una sección que realiza desde su casa. En su cocina, una vez a la semana prepara una receta en un espacio del programa que ha tenido muy buena acogida. 

Pero no es en lo único que le ha afectado a nivel laboral: su proyecto de decoración que había lanzado recientemente. La colaboradora ha creado una colección de tres velas que estaba teniendo mucho éxito. Pero, tras decretarse el estado de alarma, las ventas comenzaron a descender, como afirma Look

Por ello, se han visto obligados a bajar los precios del producto, lo que hará que los ingresos también sean menores. Aun así, desde la firma aseguran que a Belén no le preocupa en exceso porque comprende lo que está sucediendo. 

Por último, a nivel personal, ha tenido que distanciarse de su marido. El trabajo de Miguel no le permite convivir con ella, ya que pertenece a un grupo de riesgo por padecer diabetes, y él se encuentra trabajando como personal sanitario luchando contra el coronavirus.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento