"El virus del herpes borró los recuerdos de mis últimos cinco años de vida"

  • Georgia Lee sufrió a los 22 años encefalitis, una enfermedad que afecta cada año a 500.000 personas en el mundo.
Georgia Lee posando con su novio.
Georgia Lee posando con su novio.
GEORGIA LEE

Georgia Lee es una joven británica de 23 años que no recuerda nada de la universidad. Hasta hace poco, no recordaba nada de su novio. Y es que con tan solo 22 años sufrió una encefalitis causada por el virus del herpes.

Georgie cuenta a la BBC que el primer síntoma fue un dolor de cabeza constante, situado en un punto de la frente, que duró dos semanas y no se aliviaba con pastillas. Un día envió a su novio un mensaje que no tenía sentido.

Su padre se dio cuenta de que algo no iba bien y la llevó al hospital. Allí pensaron que podía ser meningitis, pero sufrió una convulsión. Lo que tenía era encefalitis, una enfermedad que cada año afecta a 500.000 personas en el mundo.

Cuando los médicos preguntaban a Georgia por su edad, ésta decía que tenía 17 años. No recordaba nada de su vida desde entonces. 

La joven aún tiene muchas lagunas y no recuerda su paso por la universidad. Ha tenido que aprender muchas cosas, como coger un autobús, ir de compras o ir a casa de un amigo. Tuvo que sacarse de nuevo el carné de conducir. Y no recordaba a su novio.

"Tuve que volver a conocerle de nuevo, al igual que a mis amigos de la universidad. Al inicio, él estaba un poco nervioso. Luego fue poco a poco. Comenzó a hablarme de nuestro pasado y me mostraba fotografías de todo", dice Georgia. 

La encefalitis de Georgia, causada por el herpes, entró por sus labios, se metió por su garganta y alcanzó el cerebro. Además de la pérdida de memoria, Georgia perdió el olfato y el gusto, y aún no los ha recuperado.

"Sólo puedo sentir la comida picante y dulce, pero eso es todo. Hace poco pedí pizza con anchoas, piña y pepinillo en un restaurante. Básicamente, puedo saborear la comida que solía detestar".

Tras perder parte de su pasado, ahora Georgia teme que su futuro se pueda ver afectado: "Intento tener una perspectiva positiva, pero tiendo a encontrar más fácil fijarme en lo negativo". Su reto es encontrar trabajo sin recordar sus estudios universitarios: "Si realmente no tengo nada que decirles sobre mis estudios superiores, entonces, ¿qué les puedo ofrecer a cambio de empleo?".

Otra dificultad es reconectar con sus amigos: "Muchos de ellos ya tienen los empleos que los que soñaban, ya tienen sus hogares con parejas, todo eso".

"Desearía recordar mi universidad. Pero siempre pienso que tuve suerte de que solamente son cinco años y no toda mi vida lo que desapareció", concluye.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento