Un juzgado de Murcia ha concedido de forma urgente la guardia y custodia de un niño a su padre, que había denunciado a su esposa por presuntos malos tratos al pequeño.

Esta resolución judicial, que data de septiembre pero que se publicó ayer en el Boletín Oficial de la Región, especifica que la mujer ahora está en paradero desconocido y que, al parecer, «el menor pasaba prácticamente todo el día encerrado con su madre a oscuras en una habitación alquilada, con una deficiente alimentación».

El texto añade que «los demás inquilinos de la vivienda y vecinos escuchaban al menor gritar y llorar como si le estuvieran pegando». El juzgado considera que se ha acreditado un peligro real para la salud del menor.