Por qué el tiempo parece que se ha pasado volando durante el confinamiento

El sábado 14 de marzo, primer día del confinamiento, los balcones y las ventanas de todo el país se llenaron por primera vez de aplausos dedicados a los trabajadores de los servicios sanitarios.
Balcones durante el confinamiento.
Jorge París

El confinamiento casi global al que hemos sido sometidos durante la pandemia del coronavirus ha tenido varios efectos en nuestra salud y en nuestra mente. Uno de los más recurrentes ha sido el de que el tiempo se nos ha pasado 'volando'. Y existe un motivo que lo explica.

Tal y como recoge la BBC en un reportaje, el principal motivo es que la percepción del tiempo es subjetiva. 20 minutos de diversión se nos pasan mucho más rápido que 20 minutos esperando a que llegue el autobús.

Otra clave es los recuerdos que generamos. Mientras hemos estado confinados hemos pasado muchas horas sin nada que hacer y estos días se han ido pareciendo mucho unos a otros, hasta el punto de que nos cuesta diferenciar unos de otros. 

Esto nos lleva a crear menos recuerdos, que son cruciales a la hora de juzgar cuánto tiempo ha pasado. Es el motivo por el que si nos vamos de vacaciones a un lugar nuevo, el tiempo que pasa es rápido, pero cuando volvemos y miramos hacia atrás, hemos creado tantos recuerdos que nos ha parecido más tiempo de vacaciones.

En el confinamiento ha pasado todo lo contrario. El tiempo pasa más despacio, pero cuando echamos la vista atrás, nos parece que ha pasado rapidísimo.

Otro de los factores por los que generamos menos recuerdos es porque las experiencias las tenemos en un mismo lugar (nuestra casa).

Por eso, cuando dentro de semanas o meses y todo haya pasado pensemos en esta época, tendremos dificultades para identificar lo que pasó en marzo, en abril o en mayo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento