La Fiscalía de Madrid cree que sería "prematuro" e "inconsistente" imputar a más técnicos de mantenimiento de Spanair en la investigación del accidente del avión JK-5022, que costó la vida a 154 personas, después de que el juez Javier Pérez haya enviado un oficio a la compañía para que identifique a los empleados que revisaron los pasados 9 y 18 de agosto los ´flaps´ y ´slats´ de la aeronave siniestrada en el aeropuerto de Barajas.

Estaba previsto ampliar la imputación a cinco personas
La reacción del fiscal jefe de la Comunidad de Madrid, Manuel Moix, se produce ante la previsión del instructor de ampliar de tres a cinco las personas imputadas en esta causa. Por ahora, están acusados de 154 homicidios imprudentes y 18 delitos de lesiones imprudentes los dos mecánicos que revisaron la avería que se detectó en el calefactor de la sonda de temperatura y el jefe de mantenimiento de Spanair.

"Ya nos pareció precipitado la imputación de los tres mecánicos cuando todavía no se saben las causas definitivas del accidente", aseveró Moix. En opinión del fiscal superior, el magistrado debería esperar a conocer el informe definitivo de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC) y los resultados de la comisión independiente asignada por el propio instructor.

Estudiarían interponer un recurso

Si el juez decide seguir adelante con las nuevas imputaciones, Moix recalcó que la Fiscalía que dirige valoraría cómo se justifican las mismas y, si se muestra en desacuerdo, procedería a interponer un recurso contra esa decisión. "Sería inconsistente abrir más imputaciones sin pruebas", apostilló.

El juez requirió a Spanair que identificara a los mecánicos
La pasada semana, el magistrado requirió a Spanair la identificación de los mecánicos que comprobaron días antes del accidente los alerones posteriores y anteriores. Este requerimiento iba encaminado a valorar una posible imputación sobre estos técnicos debido a una revisión incorrecta de estas alas que sirven para que los aviones puedan coger altura.

Según el informe oficial, tanto los ´flaps´ como los ´slaps´ no estaban desplegados en la maniobra del despegue del MD-82 siniestrado, lo que provocó que se cayera a los pocos segundos de levantarse. El magistrado trata de averiguar por qué el sistema de aviso sonoro de la configuración (TOWN) no funcionó, sin avisar al comandante Antonio García Luna de esta incidencia.

Dudas sobre la causa

El juez cree que la avería detectada en el calefactor de la sonda de temperatura que propició abortar el primer despegue fue "una consecuencia o manifestación de un fallo multifuncional" que afectó también al TOWS), alimentado por el mismo relé.

Los ´flaps´ y los ´slats´ estaban desplegados y la alerta no avisó
Otra de las dudas del magistrado es si el modo vuelo estaba activado en tierra. De este sensor depende la sonda de temperatura, y el sistema sonoros de avisos. Las conjeturas de algunos letrados se centran en que la decisión de los técnicos imputados de desactivar el calefactor del RAT pudo haber desconfigurado el modo vuelo-tierra.

Esta cuestión será aclarada el próximo 12 de noviembre con la declaración de los técnicos que revisaron el MD-82 tras la avería y el jefe de mantenimiento de Spanair. Se les acusa de 154 delitos de homicidio imprudente y 18 delitos de lesiones imprudentes ante los indicios que se infieren del borrador y del informe preliminar de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC).