La historia de Nissan en Barcelona, más que una fábrica de coches

Exterior de la fábrica de Nissan en la Zona Franca de Barcelona
Exterior de la fábrica de Nissan en la Zona Franca de Barcelona
EUROPA PRESS / DAVID ZORRAKINO

Son muchas las familias que mueve el sector de la automoción, que además en Cataluña supone un 35% del negocio del conjunto de España, según un informe de Comisiones Obreras presentado en octubre de 2019. 250 empresas dan vida a toda una industria de la que dependen miles de hogares, y que ocupa, además, gran parte del territorio catalán: Vallés Oriental y Occidental, Baix Llobregat y el Barcelonés. Se estima que, solo en Cataluña, 20.386 personas tienen su empleo en esta industria.

Nissan, la fábrica automovilística con décadas de historia en España, cerrará sus puertas. Sus inicios se remontan a 1920 y se solapan con los de Ford. De hecho, podría decirse que todo comienza con la filial española de Ford en Cadiz. Años después, en 1923, la empresa realiza un cambio de territorio para establecerse en Barcelona.

Tras el paso de seis años, cambian la denominación social a Ford Motor Ibérica S.A. pero en 1954, Ford renuncia a su presencia en España. Es por eso que la compañía pasa a ser española, bajo el nombre de Motor Ibérica S.A. Comienzan con la fabricación de camiones y tractores, durante las décadas de los sesenta y de los setenta. Massey Ferguson, adquiere, en 1965 el 36% de las acciones de la compañía.

Nos situamos ya en el año 1967 cuando hablamos de que la nave, de lo que sería ahora Nissan Motor Ibérica, se traslada a la Zona Franca. Cuando en 1979 Massey Ferguson vende su participación, Motor Ibérica empieza a trabajar con la tecnología de Nissan, con productos como el Nissan Patrol y el Nissan Vanette:  un preludio de lo que vendría, y es que la compañía japonesa pasaría a tener el 53% de las acciones.

Tras varios cambios a nivel empresa, será a partir de 1987 cuando la marca del Ebro va siendo más irrelevante, hasta que definitivamente se sustituye por Nissan. 

Mucho más que una fábrica de coches

Con el peligro de la estabilidad del sector de la automoción, no solo las naves de producción se ven afectadas. Según este mismo informe de CC.OO. de 2019, hasta tendría efectos en la enseñanza. "En Cataluña hay además un importante know how entorno de esta la industria, y prestigiosas universidades y centros tecnológicos que hacen esta localización atractiva dentro de Europa", recoge.

Barcelona, como referente de innovación urbana, movilidad sostenible y 'Smart City', da la oportunidad a Cataluña de aprovechar esa ventaja para competir en el sector de la movilidad europeo.

El cambio en el modelo de negocio

En el informe, se apuntaba a la transformación del modelo de negocio como un cambio importante en el sector automovilístico. El futuro puede pasar por los servicios orientados a la movilidad sostenible.

Este mismo informe reflejaba también que la tendencia a limitar el uso de vehículos en núcleos urbanos y el boom del coche compartido, afectarían al comercio de los coches. Se puede leer: "Las empresas del sector tendrán que hacer frente, de confirmarse estas tendencias, no solo a las transformaciones necesarias para reestructurar toda la cadena de valor sino también a cambios para readaptare a una demanda más selectiva y menos masiva".

La demanda de automóviles tiene una tendencia a la baja en los últimos años. Las, tan necesarias, regulaciones para la mejora de la calidad del aire en las ciudades podrían ser, según este informe, uno de los motivos de la desaceleración de la demanda de vehículos con motor de combustión, para favorecer los híbridos, eléctricos y de gas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento