La OIT calcula que en el mundo uno de cada cinco jóvenes ha dejado de trabajar desde el comienzo de la pandemia

  • Los que siguen empleados han visto reducir sus horas de trabajo en un 23%.
  • El año pasado, el 13,6% de los jóvenes del mundo ni trabajaban ni estudiaban.
España tiene una de las tasas de desempleo juvenil más altas de la Unión Europea.
Jóvenes esperando a ser atendidos en una oficina de empleo.
ARCHIVO

En todo el mundo uno de cada cinco jóvenes ha dejado de trabajar desde que comenzó la pandemia del coronavirus. Además, los jóvenes que siguen empleados han visto reducir sus horas de trabajo en un 23%. El año pasado, la tasa de desempleo de los jóvenes era del 13,6% (267 millones de jóvenes que ni trabajaban ni estudiaban).

Son datos de un estudio realizado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que asegura que la pandemia está afectando de manera "desproporcionada" a los jóvenes. Pero también señala que el incremento del desempleo "rápido y sustancial" registrado en todo el mundo a partir de febrero afecta más a las mujeres jóvenes que a los hombres.

"España no se puede permitir que un elevado paro juvenil se instale de manera estructural"

Para la Organización, la pandemia infringe un triple impacto sobre los jóvenes, ya que no solo destruye sus empleos, sino también su educación y formación y "les coloca grandes obstáculos en el camino para quienes buscan entrar en el mundo del trabajo o de cambiar empleo".

A nivel mundial, el director general de la OIT, Guy Ryder, ha apuntado que si no se toman medidas "inmediatas y significativas" para mejorar la situación de esta generación de jóvenes, "el legado del virus podría acompañarles durante décadas".

"Si su talento y energía son marginados por falta de oportunidades o de competencias, esto ocasionará un daño al futuro de todos y hará que sea mucho más difícil reconstruir una mejor economía post-Covid", ha añadido.

Toda una generación está en riesgo en España

El director de la oficina de la OIT para España, Joaquín Nieto, ha alertado de que esta situación es especialmente relevante para el mercado de trabajo español que ya venía sufriendo una se las tasas de desempleo juvenil más altas del mundo.

De hecho, cree que España "no se puede permitir que un elevado desempleo juvenil se instale de manera estructural, lo que representaría un fracaso con desastrosas consecuencias de larga duración para toda una generación".

Por ello, recomienda que la Comisión Parlamentaria para la Reconstrucción económica y social contemple un plan especial de Garantía Juvenil para que a los jóvenes sin trabajo y sin estudios se le ofrezca un empleo o una propuesta formativa.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento