El Gobierno da vía libre a Canarias y Baleares para la llegada de turistas

Turistas en la playa
Turistas en la playa
EUROPA PRESS

El diseño de la reapertura de la actividad turística que ha hecho el Gobierno para este verano no se centra en todo el país como una unidad, sino en la creación de "rutas turísticas seguras" en las que el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo dará un especial protagonismo a las comunidades autónomas.

Pasado lo peor de la pandemia, el Gobierno no quiere oír hablar ya de "corredores" turísticos, que asocia más con los "corredores sanitarios" para traer material de protección de China. El plan ahora pasa por pedir a la Comisión Europea que apueste abiertamente por vincular regiones europeas en la misma (buena) situación epidemiológica.

Mientras espera un pronunciamiento expreso de Bruselas, la ministra de Industria y Turismo, Reyes Maroto, expondrá este viernes a los consejeros autonómicos que corresponderá a los gobiernos regionales establecer acuerdos con otras regiones de la UE y aerolíneas para animar la llegada de turistas europeos este verano. Deberán hacerlo si su situación epidemiológica es lo suficientemente buena y también la de la región de origen de los turistas.

En este esquema, Canarias y Baleares están en la mejor posición, porque ambas tienen ya todo el territorio ya en fase 2. No son las únicas comunidades, pero a diferencia de otras también en fase 2 como Extremadura o Galicia, se benefician del aislamiento. Según ya está sucediendo, los gobiernos canario y balear ya pueden empezar a llegar acuerdos con otras regiones europeas que presenten la misma buena situación epidemiológica de cara al 1 de julio, cuando se levantará la cuarentena a los turistas.

Para el 1 de julio, fuentes del Gobierno no dudan de que ya habrá otras regiones que estarán también en posición de recibir turistas de otras regiones de la UE, previa negociación con cada una para crear una "ruta turística segura". En virtud de la "cogobernanza", el Gobierno no quiere fijar criterios, aunque sí se apunta como algo lógico que será necesario haber terminado la desescalada para el 1 de julio o estar "en las últimas fases". Aplicado a la situación actual, sería difícil pesar que Barcelona empezara a atraer turistas, por ejemplo, del norte de Italia.

De momento, Maroto espera que la UE defina "normas comunes" para recuperar la libertad de movimiento y ayer enumeró tres claves: garantías de seguridad, con controles fronterizos que se levanten entre zonas "seguras"; que tengan capacidades sanitarias, y el "enfoque coordinado y por regiones" que expondrá el viernes a los consejeros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento