OFRECIDO POR BANCO SANTANDER
Pago con tarjeta en comercios electrónicos
Comprar 'online' con tarjeta es seguro si tomamos precauciones
B. S.

Consejos básicos de ciberseguridad del Banco Santander para comprar por Internet

  • En 2019, más de 20 millones de españoles utilizaron el comercio 'online' y durante la pandemia la cifra se ha multiplicado.
  • Se espera que la nueva normalidad consolide el crecimiento y lo vuelva a expandir.

Saber cómo comprar de forma segura a través de Internet es ahora más importante que nunca. Como consecuencia de la crisis sanitaria, el comercio ‘online’ se ha integrado en el día a día de la mayoría los españoles para todo tipo de productos: desde alimentación a cosmética, pasando por ropa, accesorios para hacer ejercicio, juguetes o suscripciones a plataformas. Se ha producido un auge en las ventas de cualquier producto o servicio que se pueda conseguir sin salir de casa.

Incluso es posible que cuando alcancemos por fin la llamada ‘nueva normalidad’, cada vez más próxima, se incrementen aún más las cifras de ‘e-commerce’ y su implantación siga creciendo. De hecho, según la encuesta sobre Equipamiento y Uso de Tecnologías de Información y Comunicación en los hogares 2019 del INE, más de 20,2 millones de españoles (el 58,0% de la población de 16 a 74 años) hicieron uso del comercio electrónico el año pasado, frente al 53,3% de 2018.

En 2019, los productos o servicios que más se contrataron ‘online’ fueron las vacaciones (56,1%), material deportivo y ropa (55,7%) y entradas para espectáculos (49,2%). El gasto medio por compra ascendió a 60,5 euros y el volumen total de ventas a unos 12.000 millones de euros, según un informe que hizo público en enero la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Aunque aún no se han ofrecido datos globales sobre lo sucedido durante la pandemia, se espera que el crecimiento haya sido muy alto y afecte a todo tipo de productos y servicios. Que el uso de Internet aumentara un 40 por ciento en los dos últimos meses da motivos para pensar que así será.

Consejos para unas compras ‘online’ más seguras

El Banco Santander, que cuenta con programas de ciberseguridad muy avanzados para proteger las transacciones de sus más de 140 millones de clientes en todo el mundo, ha compartido una serie de recomendaciones muy básicas, pero muy prácticas, dirigidas a evitar el riesgo de ‘hackeo’ y estafas durante las operaciones de comercio electrónico. Estas son algunas de ellas:

-Comprobar que la tienda donde vamos a comprar ‘online’ es legítima. Sobre todo si se trata de un comercio al que nunca hemos accedido, debemos revisar la reputación del sitio web; por ejemplo, buscando comentarios de otros usuarios. Si fuese una tienda conocida a nivel general, es importante que nos aseguremos de que la dirección web del comercio es la correcta (especialmente si se llega a ella a través de un enlace de texto, correo electrónico o redes sociale)s. Además, es muy recomendable navegar por páginas que comiencen por HTTPS, no HTTP cuando se maneja información sensible o se realizan pagos electrónicos.

-Sistemas de pago. Con frecuencia, las tiendas virtuales ofrecen la posibilidad de pagar con tarjeta de débito o crédito y, en algunos casos, dan opción de utilizar otros métodos de pago como transferencia bancaria, PayPal, ApplePay, GooglePay o AmazonPay, entre otros. Familiarizarnos con estos métodos y conocer la protección que ofrecen (por ejemplo, Verified by Visa o MasterCard Secure) es importante, ya que sus servicios añadirán una capa extra de seguridad a la hora de validar los pagos.

-Guíate por tu instinto. En las transacciones electrónicas tampoco se deben ignorar los instintos y los aspectos básicos de seguridad. La clave es pensar siempre antes de hacer clic o responder un mensaje: si recibimos un correo electrónico con una oferta demasiado buena como para resistirse (y que no esperábamos), no está de más buscar señales de ‘phishing’. Detrás de este método de ataque a través del ‘e-mail’ puede haber un delincuente pretendiendo ser otra persona, compañía o sitio de confianza que quiere robar nuestras contraseñas e información sensible, o incluso tomar el control del ordenador. 

Desconfiemos si la dirección del remitente nos parece extraña

Los criminales emplean esta técnica para incitar a los usuarios a hacer clic en un enlace, descargar contenido adjunto que infecte sus dispositivos con ‘software’ malicioso u obligarles a compartir datos personales. Por esta razón, desconfiemos si la dirección del remitente nos parece extraña, si no se ha solicitado esa comunicación o no se es usuario de ese servicio. Siempre es mejor visitar las páginas web oficiales o consultar directamente con la empresa o el proveedor.

-Contraseñas seguras. A la hora de crear una cuenta en la web del comercio ‘online’, nunca es bueno reutilizar las contraseñas (especialmente aquellas que se usan para las cuentas bancarias). Los expertos en ciberseguridad del Banco Santander aconsejan utilizar la autenticación multifactor (MFA) siempre que sea posible, con lo que podremos aplicar varios niveles de seguridad a las cuentas.

-Discreción. Banco Santander también recomienda a los usuarios de ‘e-commerce’ que sean discretos en Internet y en público, teniendo especial cuidado con la información personal que se comparte y a quién. Además, es una buena idea proteger los datos sensibles y el equipo: es mejor hacer las compras desde casa que utilizar una conexión pública o una wifi compartida. Finalmente, si sospechamos de que existe fraude, no debemos dejar de comunicárselo al banco al proveedor del pago.