El Ejército mexicano se incautó hoy del arsenal más grande capturado en un día en México, compuesto por 500.000 cartuchos, 278 armas largas, 126 armas cortas, cerca de 300 granadas y 86.740 dólares en efectivo, anunciaron fuentes oficiales. El decomiso tuvo lugar en un barrio de Reynosa, ciudad fronteriza con EEUU, en el norteño estado de Tamaulipas, donde se detuvo a tres personas presuntamente del cártel del Golfo, informó la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena). "Éste es el decomiso de armas más grande en la historia de México", aseguró en rueda de prensa la titular de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), Marisela Morales. Entre las armas aprehendidas hay siete rifles Barret calibre 50 milímetros, armamento de gran poder capaz de penetrar cualquier blindaje de automóvil y con un alcance de 6.800 metros. Además, se incautaron 287 granadas, entre ellas 98 de 40 mm., 165 de mano defensivas, 2 cilíndricas, 3 granadas de mano de humo, 3 aturdidoras y 16 de gas. También hay fusiles de asalto AK-47, armas cortas con los mangos bañados en oro, dos lanzagranadas, 14 cartuchos de dinamita, 67 chalecos antibalas, y 970.300 pesos (unos 75.000 dólares) y 86.740 dólares en efectivo. La responsable de la SIEDO explicó que la incautación se logró mediante una operativo especial puesta en marcha en colaboración con la Sedena. "El decomiso es una muestra significativa y representa un golpe a las redes de logística y de violencia del crimen organizado", dijo la funcionaria, acompañada en su comparecencia por el jefe de sección de operaciones contra el narcotráfico de la Sedena, Xicoténcatl Núñez. El alto mando del Ejército mexicano precisó que los tres detenidos son Gonzalo Martín Zúñiga, de 27 años, Juan Carlos García (29) y Abdy Silvano Zurita Escalante de 30 años, todos ellos originarios de Reynosa. Las tres personas detenidas resguardaban el arsenal en una casa del barrio Ramón Pérez García. Núñez dijo que la detención se logró cuando los sujetos pretendieron fugarse en una camioneta tras ver a soldados y agentes de la Policía en las inmediaciones del domicilio. En la operación fueron confiscadas también dos camionetas. El arsenal fue presentado en las instalaciones de la Sedena en la ciudad de México.