Madrid estrena la fase 1 con las terrazas y los parques abarrotados

  • La Comunidad comienza la desescalada con la reapertura de parques y terrazas de hostelería.
  • Metro no ha registrado aglomeraciones pero sí un aumento de la demanda.
  • FOTOGALERÍA: Así ha entrado Madrid en la fase 1.
Primer día de fase 1 y de gente en las terrazas en Madrid.
Primer día de fase 1 y de gente en las terrazas en Madrid.
Jorge París | Jorge Paris
Primer día de fase 1 y de gente en las terrazas en Madrid
JORGE PARÍS

Erika, de 26 años, lleva cuidando a una abuela dependiente un mes. La contrataron en el punto álgido del confinamiento, que comenzó el pasado día 15 de marzo, y desde entonces ha estado viajando en un metro que ha estado permanentemente casi vacío. Pero con el comienzo del fin de la desescalada y con la fase 1 recién estrenada, ese silencio se ha desvanecido este lunes. “Hay mucha más gente”, explicaba mientras esperaba a su tren en uno de los andenes de Atocha Renfe. Un auxiliar de la compañía se mostraba de acuerdo. Más tarde, el suburbano ha dado cifras: la demanda ha aumentado hoy un 21% en comparación con la semana pasada.

No obstante, no ha habido aglomeraciones gracias al dispositivo de 200 personas que el suburbano ha establecido por toda la red. Estos trabajadores se han dedicado a controlar a los viajeros y a distribuirles por todo el andén.

Han llegado incluso a retener a viajeros obligándoles a esperar al siguiente tren si el que entraba en la estación iba demasiado lleno. “Además, hemos reforzado la tabla de trenes: la semana pasada salía el 80% y ahora, el 90%”, explicaba Fernando Rodríguez, director de operaciones de Metro.

Otra de las nuevas medidas de la compañía ha sido la instalación de una máquina expendedora de mascarillas y geles hidroalcohólicos en la estación de Moncloa. Eso sí, a Atocha todavía no ha llegado, aunque parecía no hacer falta, pues todos los viajeros llevaban la suya ya que es obligatorio hacerlo. Bien equipados también estaban los ciudadanos que han aprovechado el primer lunes de la fase 1 para pasear en El Retiro, uno de los 19 grandes parques de la ciudad que el Ayuntamiento ha reabierto.

Con la apertura de sus puertas, han vuelto a la actividad los bares y los quioscos allí metidos. También en el que trabaja Carmen, que vende casi de todo en la puerta del lago en el que aún no han comenzado a funcionar las tradicionales barcas. En una conversación con este diario, se muestra esperanzada de recuperar su vida. Dice que ha estado estos meses tirando de ahorros y recuerda que el confinamiento le llegó justo al comienzo de la temporada. “Nosotros trabajamos siete meses y medio y empezamos el 15 de marzo, así que fíjate, el jueves hicimos los pedidos y el domingo nos cerraron el parque”, recuerda.

Contenta por volver al parque estaba Olga, una de los centenares de corredores que han invadido las aceras del parque este lunes. “Hemos echado de menos El Retiro porque correr por fuera no es lo mismo”, aseguraba.

Llenas como algunos de los parques reabiertos han estado también las terrazas de los bares que han abierto hoy, pues era el primer día que podían recibir clientes. Eso sí, al 50% de ocupación y con unas separaciones marcadas que han provocado, según la asociación Hostelería Madrid, que solo hayan abierto el 10% de los locales. Esa poca oferta ha provocado, a ciertas horas de la mañana, que se hayan llegado a producir colas en las terrazas horas después de que la vicealcaldesa Begoña Villacís presentase en una de la calle Corazón y María la campaña ‘Volveremos si tú vuelves’, con la que el Ayuntamiento pretende que los madrileños “reactiven la ciudad”.

De “terraceo” han pasado la mañana María, María, Ana y Marta, cuatro compañeras de piso que se han sentado en una de La Latina a las 11 para celebrar el cumpleaños de una de ellas. “El regalo del Gobierno ha sido abrirme las terrazas”, bromeaba.

Otro grupo de amigos que dice que ya han planificado "toda la semana para salir", el de Lucía, Jesús y Vida, han quedado también pero han optado por tomarse un sándwich cerca del Museo del Prado, por donde tiene su bar Alfonso. Inaugurado en 1966, él entró en 1981 y dice que el local no había cerrado tanto tiempo nunca. Sin embargo, espera que se recupere. Sobre todo, dice, por sus trabajadores. “Yo tengo mi vida hecha y mi sufrimiento eran ellos, por eso hoy he abierto, porque esta semana a mí me va a costar bastante dinero tenerlo abierto”, exponía. Entre sus clientes, gente mayor con cafés y grupos de chicos que se preguntaban si secundaban esa idea o empezaban con las cervezas.

En vez de irse a una terraza, Victoria ha optado por ir a misa, aunque eso este lunes no ha sido novedad. Pese a que la apertura de los lugares de culto con limitación de aforo era un ‘privilegio’ contemplado en la fase 1, Sanidad lo incluyó en esa fase 0,5 en la que Madrid estuvo la semana pasada. Por eso, ella lleva ya una semana viniendo. El domingo, incluso, lo hizo con su familia. No ha cambiado mucho el ritual dentro de la iglesia dice, algo que tampoco ha hecho su fe: mientras ha estado confinada, ha seguido las misas por televisión. Incluso, confiesa, la que se ofreció en la Almudena en memoria de las víctimas del coronavirus y a la que asistieron la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. Este último, además, ha aprovechado el primer día de la fase 1 para respaldar a Ayuso en su petición de adelantar medidas de las fases siguientes. “Puede haber medidas de la 2 y de la 3 que, sin adelantar el paso de fase, se pueden aplicar”, ha explicado Almeida. Estas tienen que ver, como ya explicó Ayuso, con la apertura de centros comerciales y la eliminación de franjas horarias, por lo que también apuesta el vicepresidente regional, Ignacio Aguado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento