Test de drogas para obtener un trabajo

  • Empresas vascas empiezan a hacer análisis de estupefacientes en pruebas de acceso.
  • Es legal, pero «hipócrita», dice CC OO.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE BILBAO

Estudios, experiencia, idiomas... y sobriedad. Las empresas vascas se están sumando a la práctica estadounidense de realizar test de droga a sus candidatos a trabajar en ellas. Es legal siempre que se informe al sujeto, "pero completamente hipócrita", denuncia Jesús Uzkudun, responsable de Salud Laboral de CCOO.

Según sus datos, es una tendencia en boga. Una empresa de gestión de residuos en Eibar (Guipúzcoa) está haciendo esta criba. También lo hace una conocida multinacional asentada en Euskadi que surte de piezas a la industria automovilística. Y CCOO recuerda que el Ayuntamiento de Bilbao ya ha puesto en marcha estos controles en las pruebas de acceso a Bomberos y Policía Municipal.

Son análisis de sangre y orina. "Si las empresas tienen tanto celo en conocer si sus trabajadores toman drogas, que miren si las sustancias con las que trabajan son nocivas", ironiza Uzkudun.

Según explica, dar positivo en uno de estos controles supone la automática eliminación del proceso de selección.

Estos análisis sólo entienden de positivos y negativos, y no disciernen entre consumos abusivos o recreativos. Hablando en plata, no diferencian entre fumar un porro el sábado o ser drogadicto.

"Nada tienen que ver estos métodos policiales con la prevención de riesgos laborales", lamenta el sindicalista. Exige que este tema sea tratado como parte de la lucha contra la siniestralidad, y no en plan orwelliano.

El Instituto Vasco de Salud, Osalan, está tomando cartas en el asunto. Un trabajador bajo los efectos de la droga está más expuesto a sufrir accidentes laborales. Osalan realizó en  2002 un estudio con 144 montadores de andamios en Euskadi. El informe concluyó que diez de ellos consumían porros habitualmente o los fines de semana, otros seis speed y dos más cocaína.

"Tuve que dejar mis porros de los sábados"

"Trabajaba en las obras de viviendas y busqué un trabajo más cómodo y mejor pagado", explica Arkaitz Castro (pseudónimo). Pasó varias pruebas de una multinacional asentada en Euskadi y hoy trabaja en esa empresa. "Nos dijeron además que nos harían un test de drogas. Tuve que dejar mis canutos de los fines de semana".

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE BILBAO

Mostrar comentarios

Códigos Descuento