Fotos, optimismo y reservas. Así estrenan la 'Fase 1' las terrazas de Barcelona

Desayuno con fotos en una terraza
Desayuno con fotos en una terraza
Iker Morán

No son ni las 11 de la mañana y en el barrio de Sant Antoni ya se ven algunas cañas en las mesas de las terrazas abiertas. Había ganas de inaugurar la “Fase 1” y algunos han decidido madrugar en previsión de que habría más clientes que sillas.

Muy cerca, dos grupos de jóvenes apuran su primer brunch de la temporada mientras inmortalizan con sus teléfonos móviles el momento. Tras más de dos meses de confinamiento, poder sentarse en bares y restaurantes bien merece unas cuantas fotos para compartirlo en las redes sociales.

Terrazas al cincuenta por ciento indica la normativa. Y aunque se espera cierta flexibilidad municipal para poder compensar con algo más de espacio el recorte de mesas de estas semanas, el primer día se arranca con lo que hay.

Noches al completo

Pretender hacer una instantánea global de esta desescalada hostelera en Barcelona sería absurdo porque la cosa va por barrios, tamaños y tipos de negocio. Casa Varela, en Plaza Molina, afronta esta reapertura con media docena de mesas y un teléfono de reservas que no para de sonar.

Una terraza en la Rambla del Raval
Una terraza en la Rambla del Raval
Iker Morán

Así lo explica José Varela, responsable de este grupo de restaurantes que también ha abierto ya L’Estupendu, junto a la playa de Badalona. “Para el fin de semana ya tenemos todo reservado y las noches entre semana ya están casi llenas”, detalla con optimismo. Qué remedio, bromea, después de estos meses.

Aunque hace unas semanas eran pocos los locales que apostaban por abrir con sólo la terraza a medias, parece que al final muchos se han animado. El Grupo Tragaluz y En Compañía de Lobos, por ejemplo, ya han abierto nueve de sus locales de Barcelona y Madrid, incluidos algunos emblemáticos y con gran capacidad en sus terrazas, como Bestial o Pez Vela.

Para los negocios más pequeños que ya llevaban unos días ofreciendo comida o café para llevar es un paso lógico, aunque se hayan quedado sólo con una mesa -muy cotizada, claro- como Düal Café, frente al mercado de Sant Antoni. “Esperemos que los clientes entiendan que tiene que haber movimiento”, comentan las hermanas Pavolucci, propietarias de esta cafetería.

Las Ramblas, desiertas

Quienes anden buscando hoy una de esas imágenes de aglomeraciones y más fiesta de la que prudencia recomienda parece que tendrán que esperar a bien entrada la tarde. A la una del mediodía Las Ramblas de Barcelona están prácticamente desiertas, con más periodistas curioseando que posibles clientes buscando terraza.

La única terraza de Las Ramblas que se prepara para abrir
La única terraza de Las Ramblas que se prepara para abrir
Iker Morán

Mejor, porque prácticamente todas siguen cerradas, y sólo en una de ellas, la de iTapa, se preparan para abrir por la noche. La pregunta es obligada: ¿volverá el cliente local a Las Ramblas? A la vista de las mesas y sillas apiladas y las persianas echadas de la mayoría de negocios, parece que muchos adivinan la respuesta.

De todos modos, en las zonas más altas de la ciudad donde la dependencia del turismo es menor confirman lo que seguramente será una tendencia durante estas semanas: las noches van a ser el punto fuerte de estas primeras terrazas.

Así lo apuntan en Dos Torres y el Jardi de l’Abadessa que también tienen prácticamente completas todas las reservas de cenas de la semana, pero los mediodías se perfilan mucho más flojos. El teletrabajo hace que, por ahora, el cliente de negocios haya desaparecido.

Cuidar al cliente local

Si algo parece claro es que este verano será muy inusual en Barcelona, acostumbrada a que el turismo sea el principal motor de la hostelería de la ciudad. Incluso en barrios como Poble Sec, la calle Blai ya había sufrido en los últimos años un proceso de transformación que permitía contar con una sola mano los negocios pensados para los vecinos y no para el visitante.

Terraza de Pork... boil per tu
Terraza de Pork... boil per tu
Iker Morán

Koska Taverna es uno de ellos. Desde hace una semana ofrecen sus conocidas tortillas y algunos bocadillos a domicilio por el barrio o para recoger en el restaurante. 

Desde hoy, su terraza en esta concurrida calle Blai también está operativa, aunque sólo con un par de mesas. Pese a la excepcionalidad de la situación, conseguir más espacio en un lugar como este será complicado, reconoce Ekaitz Saénz, uno de los dos socios de esta taberna.

“Cuidar y fidelizar al cliente siempre ha sido nuestra obsesión”, señala Iñaki López de Viñaspre, director de Grupo Sagardi. La terraza de PORK ...boig per tu -uno de los locales de este grupo en el Born- está de lo más animada a la hora del aperitivo. 

Al mediodía y cuando caiga el sol, en la azotea del Museu d'Història de Catalunya, el restaurante 1881 del mismo grupo tiene muchos puntos para ser uno de los rincones más deseados de la ciudad durante estos días.

“La primera corre de nuestra cuenta” es el lema de la casa para animar a la gente a volver a los bares. Una primera ronda gentileza de la casa y algo para picar. 

Gel en las manos nada más llegar, mascarilla y guantes, y un cartel con las normas de seguridad nos recuerdan, pese al sol y las cañas, que queda camino hasta recuperar la normalidad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento