Cinco deportes para que los niños refuercen el equilibrio y la coordinación

Tanto con ejercicios como con juegos se puede entrenar en familia de manera muy sencilla.
Tanto con ejercicios como con juegos se puede entrenar en familia de manera muy sencilla.
Pixabay.

El aislamiento ha hecho que buena parte de la población se reconcilie con el deporte. La necesidad de estar tantas horas al día en casa llevó a muchas personas a retomar ejercicios que hace años que no practicaban e incluso a iniciar algunos nuevos con el fin de ocupar el tiempo, mantener el cuerpo en forma y compensar la falta de actividad física.

Aunque ahora las condiciones del confinamiento se estén relajando, conviene no dejar de lado este hábito y mantener así una práctica muy beneficiosa para la salud, incluyendo a los niños. En este sentido, uno de los planos que más se ha trabajado estas últimas semanas es el del equilibrio y la coordinación, dos ámbitos que reportan multitud de beneficios al organismo. 

Así, entrenar la coordinación permite realizar movimientos ordenados y dirigidos a la obtención de un gesto técnico y hacerlo con el equilibrio ayuda a que los movimientos sean más eficientes en su ejecución y fortalece el sistema neuromuscular, haciendo que aumente la estabilidad. Bajo estas líneas se explican cinco ejercicios con los que los más pequeños de la casa podrán trabajar ambos planos.

  • Equilibrio en un solo pie: haz que el niño ponga un pie en el suelo y el otro sobre un banco de su tamaño. Es una actividad muy sencilla y puede cambiarse para hacerse cada vez más difícil. Para ello, se tendrá que reemplazar el banco por una pelota, donde será más complicado mantenerse estable.
  • Tablas de balanceo: en estas superficies de plástico o madera con forma de curva por debajo, el niño debe intentar conservar la estabilidad con un pie en cada extremo y mantenerse erguido durante unos segundos.
  • Caminata sobre cintas: pega dos líneas de cinta de color sobre el suelo para simular una barra de equilibrio. En los primeros intentos, ubícalas a una distancia de unos 15 centímetros para que tenga un margen más ancho. Luego, para aumentar el nivel de dificultad, deja solo 10 centímetros entre ellas. El niño deberá caminar por el espacio entre las cintas y, si toca una de ellas, volver al inicio.
  • Carrera de obstáculos: los juegos también constituyen una buena fórmula para practicar deporte. Para este, se han de colocar diversos objetos para que los niños tengan que sortearlos. Se necesitará un espacio amplio en el que primero se ha de pintar con tiza una línea en el suelo en la que tendrán que guardar el equilibrio. Luego se les hará pasar por pruebas como subirse encima de una silla, pasar por debajo de una mesa o dar una voltereta.
  • A través del espejo: otro interesante juego consiste en que los pequeños realicen ejercicios al revés. Para ello, se ha de situar al niño delante de un espejo grande. Mirándose en él tendrá que tocarse la rodilla izquierda, sacarse un pañuelo del bolsillo y taparse el ojo derecho. También se puede utilizar una serie de objetos para que los meta en una caja y luego la ate con un lazo. Si se coloca de perfil ante el espejo y mirando a través de él, le será más difícil.

- Si quieres conocer más actividades para realizar con los niños, apúntate a la newsletter de 20Minutos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento