Repatriados de madrugada otros 37 marroquíes atrapados en Ceuta

Ciudadanos marroquíes que permanecían atrapados en Ceuta por la pandemia del coronavirus regresan a su país tras reabrirse temporalmente la frontera con España.
Ciudadanos marroquíes que permanecían atrapados en Ceuta por la pandemia del coronavirus regresan a su país por el "pasillo humanitario" abierto en la frontera.
REDUAN / EFE

La Delegación del Gobierno en Ceuta informó en la madrugada de este lunes que la tercera operación de repatriación de nacionales marroquíes a su país de origen desde la ciudad autónoma se cerró con la entrada de 37 personas.

En un comunicado, la Delegación del Gobierno concretó que el denominado "pasillo humanitario" se cerró a las 2.00 horas de la madrugada y se desarrolló con absoluta normalidad y sin incidencias.

Este grupo se une a los 58 marroquíes repatriados el sábado y a los 190 que regresaron a Marruecos en la jornada del pasado viernes.

Todos los repatriados estaban en Ceuta desde que el 13 de marzo Marruecos cerró la frontera y no dejó acceder a nadie a su territorio, si bien durante varios días sí permitió la salida por el paso fronterizo ceutí de españoles y europeos que estaban atrapados en el país alauita.

Autorizada a última hora

Según informó a Efe la Delegación del Gobierno, esta última repatriación se gestó a última hora de este domingo y no se concretó hasta unos minutos antes de las doce de la noche como consecuencia de las gestiones que está llevando a cabo la Delegación del Gobierno con las autoridades del vecino país.

De esta forma, a partir de las 1.00 horas fueron accediendo a Marruecos estos marroquíes, quienes llegaron hasta la frontera andando y con sus maletas y pertenencias personales.

Estas negociaciones se intensificaron desde la madrugada del sábado, cuando Marruecos rechazó en la misma frontera la entrada de un autobús donde viajaban 60 marroquíes al señalar que la mayoría de estas personas no estaban en la lista que las autoridades marroquíes habían entregado a las españolas.

Esta circunstancia motivó que Marruecos únicamente aceptara el regreso de 58 ciudadanos marroquíes, a pesar de que estaba previsto que accedieran un centenar de personas.

En casas particulares y en una mezquita

Los 40 marroquíes que regresaron esta madrugada a su país habían sido alojados en primera instancia en Ceuta en el pabellón deportivo de La Libertad, que fue habilitado por el Gobierno ceutí para poder cumplir con el confinamiento.

Posteriormente, estas personas fueron trasladadas para aliviar la presión de acogidos en el recinto deportivo a casas particulares y a una mezquita, donde han pasado las últimas semanas del estado de alarma.

Fuentes policiales manifestaron a Efe su extrañeza por el hecho de que estas repatriaciones se estén produciendo a unas horas tan intempestivas, siendo la Policía Nacional la encargada del control de la documentación de estas personas.

Sin autobuses

Asimismo, fuentes de la ONG Luna Blanca -que se encargó de contactar telefónicamente con muchos de los repatriados este domingo por la noche- manifestaron que algunos de los marroquíes con los que contactaron descartaron la posibilidad de regresar a su país al indicar que ya habían encontrado trabajo en Ceuta y preferían quedarse en la ciudad.

Sin embargo, a la inversa de lo ocurrido en las dos anteriores repatriaciones, en esta ocasión los marroquíes accedieron hasta la frontera en coches particulares o bien andando, descartando la posibilidad de fletar autobuses como había ocurrido en las dos precedentes.

Por esta circunstancia, el acceso por la frontera se produjo producido de manera escalonada, encontrándose entre el grupo dos mujeres con sus bebés, según pudo comprobar Efe.

De hecho, muchos de ellos se encontraban esta noche en la mezquita de Sidi Embarek -muy próxima a la frontera con Marruecos- al haber tenido conocimiento de que se iba a producir esta nueva salida.

Cuarentena

El destino de estas personas será el mismo que han seguido los repatriados el pasado viernes y en la madrugada del sábado, los cuales fueron confinados en un hotel marroquí situado en la localidad costera de Rincón de M'diq a unos 20 kilómetros de Ceuta, donde están pasando la cuarentena obligatoria.

Esta última repatriación coincide con la finalización del sagrado mes de ayuno del Ramadán, que impedía a los musulmanes ingerir alimentos desde la salida hasta la puesta de sol.

Se tiene la constancia de la presencia en Ceuta de más de 600 marroquíes, muchos de los cuales han pasado este confinamiento en casas particulares que han sido cedidas por los ceutíes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento