Sánchez intenta congraciarse con la CEOE tras el fiasco del acuerdo con Bildu

Casi tres millones y medio de trabajadores están incluidos en los ERTE. Hoy el presidente Pedro Sánchez ha firmado con la patronal y los sindicatos una ampliación hasta el 30 de junio. Los empresarios que se acojan a esta medida aceptan no despedir a nadie durante seis meses tras retomar la actividad.
Pedro Sánchez con los líderes de CEOE, CEPYME, CCOO y UGT durante la reciente firma de la ampliación de los ERTE por el Covid-19 hasta el 30 de junio. 

Tras la tormenta, el presidente del Gobierno está intentando devolver la calma a las relaciones con patronal y sindicatos. Para ello, Pedro Sánchez telefoneó este jueves al presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, después de que este diera por rotas las conversaciones en la mesa del diálogo social como consecuencia del pacto entre el PSOE y Bildu que, en su primera versión, se comprometía a derogar totalmente la reforma laboral de 2012, en un trámite que también pasaba por encima de patronal y sindicatos.

Sánchez también ha intentando salvar la relación con los sindicatos, que este jueves no vieron bien ni las formas del acuerdo con Bildu ni tampoco el contenido. Ellos no apuestan por volver a la legislación laboral anterior a la reforma de 2012, sino una legislación “del siglo XXI”. Para reconducir la situación, Sánchez también habló este jueves a primera hora con el secretario general de CCOO, Unai Sordo.

También se comunicó telefónicamente con el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, que este viernes ha explicado que Sánchez le aseguró que la reforma laboral se mantenía de la misma manera que figura en el acuerdo de coalición, es decir de sus aspectos más lesivos no en su totalidad. También se lo dijo así la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, en el mensaje que le envió a lo largo del día.

Además del embrollo político de pactar con Bildu a espaldas de PNV o Cs y de buena parte de ministros y vicepresidentes del Gobiero, el acuerdo tiene una delicada vertiente económica. La intención inicial de derogar “de manera íntegra” la reforma laboral podría poner en alerta a muchas empresas, que podrían optar por despedir empleados cuando terminen los ERTE por el Covid-19 ante la eventualidad de que el despido se encarezca en los próximos meses.

Asimismo, más que en el Parlamento, la relación más efectiva que ha tenido hasta ahora el presidente del Gobierno ha sido precisamente con los sindicatos y patronal, con los que retomó la senda del consenso para pactar la subida del salario mínimo o los ERTE motivados por la pandemia. Todo esto sin contar la inquietud que el enfado de la CEOE provocó este jueves entre los barones socialistas, temerosos de que la ruptura entre la patronal y el Gobierno central se reproduzca en sus territorios.

Es este escenario, de momento no está claro si Sánchez  ha conseguido volver a congraciarse con ellos. Especialmente con Garamendi, que este jueves se levantó de la mesa de diálogo social con el Ministerio de Trabajo y los sindicatos.

Montero subraya el diálogo social

“Hay que ir viéndolo en los próximos días”, se han limitado a señalar en la organización empresarial. La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, tampoco ha querido aclarar si las relaciones se han restablecido. Preguntada por ello en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros extraordinario de este viernes, Montero ha optado por subrayar el compromiso del Gobierno con la búsqueda del consenso con los agentes sociales y por elogiar particularmente al presidente de la CEOE.

“Conozco el sentido de estado del señor Garamendi, que no es un patriota de boquilla, antepone siempre los intereses de España", ha dicho Montero, que también ha tenido un guiño para los sindicatos al recordar que el pacto de coalición establece que la reforma laboral será un “nuevo Estatuto de los Trabajadores” para tener una ley acorde con el siglo XXI.

“Para este Gobierno es impresdindible el diálogo social, cuyos frutos son evidentes en la subida del salario mínimo, en el acuerdo de los ERTE [por el Covid-19] y en su prórroga”, ha insistid Montero.

De esta manera, la tambie´n ministra de Hacienda ha continuado la senda que este jueves trazó la vicepresidenta tercera, Nadia Calviño, para asegurar a la CEOE y a los sindicatos que cualquier reforma se hará como preveía el Gobierno, con consenso.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento