El rey Mohamed VI de Marruecos propuso este jueves una iniciativa para una "regionalización avanzada y gradual" del país, que afectará en primer lugar al disputado territorio del Sáhara Occidental.

En un discurso a la nación con motivo del aniversario de la
Marcha Verde, en la que Marruecos se anexionó el Sáhara Occidental en 1975, Mohamed VI anunció la creación de una comisión multidisciplinar que deberá proponer un plan para llevar a cabo esta regionalización.

Esta reforma debe descansar sobre los principios de unidad, equilibrio y solidaridad

El monarca alauí lanzó en su alocución la "dinámica de una regionalización avanzada y gradual, que englobe a todas las regiones de Marruecos, y a su cabeza, la región del Sahara marroquí". Mohamed VI expresó su "firme voluntad" de permitir a la población del Sáhara Occidental la gestión democrática de sus asuntos.

Ésta se conseguirá, según el monarca, bien a través de "la puesta en marcha de una regionalización amplia y apropiada, que proceda de nuestra propia voluntad nacional, bien de la autonomía propuesta, una vez que haya sido objeto de un compromiso político y que la ONU la haya adoptado como solución definitiva al conflicto".

Los tres principios básicos

Para que estos objetivos puedan hacerse realidad, esta reforma debe descansar sobre los principios de unidad, equilibrio y solidaridad, añadió el monarca. "Por unidad entendemos la unidad del Estado, de la nación y del territorio, fuera de la cual ninguna regionalización podría tener lugar", dijo.

"La transferencia de competencias a una región implica necesariamente que ésta pueda disponer de recursos financieros provenientes del Estado y de los fondos propios", dijo el rey.

El monarca aprovechó para recordar la iniciativa marroquí para la autonomía del Sáhara Occidental, que en estos momentos se encuentra paralizada por el cese del representante de la ONU en las negociaciones, Peter Van Walsum.