El joyero lo niega, pero está detenido porque fue pillado in fraganti intentando comprar a la banda de colombianos, también detenida, todo el material robado para luego comercializarlo en su tienda de una céntrica calle de Madrid.


Introducían palillos y pegamento en las cerraduras de los pisos con los propietarios dentro

La policía ha comprobado que el mencionado joyero miente, pues él asegura anotar en el libro azul el registro, las compraventas y todos los movimientos de la tienda, algo que han comprobado que es falso.

Además, en las investigaciones llevadas a cabo se ha demostrado que los colombianos introducían palillos y pegamento en las cerraduras de los pisos con los propietarios dentro, así no cerraban con llave y más tarde podían entrar para robar las joyas.