Alcia Ramos. Coordinadora del seminario Las Mujeres en el Holocausto.
Alicia Ramos. ARCHIVO

Alicia Ramos coordina el seminario Mujeres en el holocausto. Organizado por el Instituto de Estudios de la Mujer y la Fundación Euroárabe, pretende estudiar el genocidio desde la perspectiva de género a través del relato de las supervivientes.

¿Cómo nace la idea de este seminario?

Investigo desde hace 10 años sobre el holocausto y la visión de las mujeres es esencial porque ellas además de la historia cuentan los sentimientos. Somos la última generación que podrá escucharlas en vivo, ya son muy mayores.

Los testimonios de las invitadas son muy duros.

Ellas vivieron una doble discriminación: eran judías y mujeres. Los relatos son estremecedores porque hablan de cómo sufrieron biológicamente las humillaciones, cómo por el hambre perdieron la menstruación, cómo mantuvieron a sus familias...

Y los hijos...

Muchas eran enviadas directamente a las cámaras de gas cuando llegaban a los campos de concentración. Las órdenes eran acabar con los judíos y mataban a la madre y al hijo. Por eso muchas mujeres mayores se hacían pasar por madres, para darles una oportunidad a las más jóvenes.

La vida en los guetos tampoco fue fácil.

El 60% de la población de los guetos eran mujeres, porque pensaban que los nazis no matarían mujeres y niños y todos los planes eran para que los hombres huyeran. Así que ellas hacían de todo, contrabando, resistencia...

¿Hay más actividades?

En 2009 habrá en Granada una exposición multimedia sobre el holocausto.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE GRANADA