La reforma lleva más de un año paralizada. El Ayuntamiento y la Delegación de Cultura han desbloqueado varios proyectos que impulsarán el Salón y el Violón como uno de los principales ejes de ocio de la ciudad.

Los técnicos de ambas administraciones han acordado los matices que torpedeaban la reforma del Salón, donde sólo se ha podido intervenir en los jardines.

Las salidas de agua atravesarán, en principio, los jardines hasta el río Genil y «ambas calles deberán ser simétricas», explica la edil de Urbanismo, Isabel Nieto. La Ermita de San Sebastián, Molino del Marqués y Cuartel de las Palmas obtienen también luz verde.

Por otra parte, Urbanismo ha dado 20 días de plazo a la concesionaria «para que subsane las deficiencias del aparcamiento del Violón».