La Policía Nacional ha desarticulado una "importante" red de tráfico y distribución de cocaína que operaba en las localidades de Jerez de la Frontera, Puerto Real, Conil de la Frontera y Cádiz, deteniendo a 13 personas, según informó la Comisaría.

Las primeras investigaciones se centraron en un vecino de Puerto Real, (J.C.J.V., de 34 años de edad), conocido por su dedicación al tráfico de cocaína. Esta persona, que actuaba en Puerto Real y Conil de la Frontera, donde tenía una residencia de verano, acudía a las llamadas de consumidores y les entregaba cantidades que oscilaban entre el gramo y los cinco gramos, aunque a los clientes de confianza les dejaba la cocaína en lugares recónditos de la zona de el Marquesado.

Las investigaciones concluyeron rápidamente con la relación clara y directa de esta persona con otros dos grupos que operaban en Jerez de la Frontera y Cádiz y que le suministraban habitualmente sustancia estupefaciente con la que ejecutar su labor.

Hermanas colombianas

En cuanto a la cédula detenida en Jerez de la Frontera, estaba compuesta por dos hermanas de nacionalidad colombiana, (D.C.B.S, de 30 años de edad y S.V.B.S. de 24 años de edad), y un hombre de nacionalidad española marido de una de ellas (S.D.G. de 32 años).  

La organización más compleja operaba en Cádiz y estaba formada por siete hombres y dos mujeres

Así, el español se encargaba de negociar y adquirir la droga, y una vez que estaba en su poder la llevaba a casa de su cuñada, que realizaba las labores de "corte" y "envasado" en las papelinas", quedando de esta manera la sustancia preparada para su distribución.

La organización que operaba en Cádiz capital era "más compleja e importante" por la cantidad de cocaína que manejaban y número de miembros que la componían, estando compuesta por siete hombres y dos mujeres.

A la cabeza se encontraba un "histórico" narcotraficante famoso entre los miembros del Cuerpo Nacional de Policía, (L.B.F., de 49 años de edad), que acumulaba antecedentes por delitos relacionados con el tráfico de droga y los robos con fuerza y que había sufrido importantes condenas que se habían saldado con su ingreso en prisión en numerosas ocasiones.

Un asunto de parejas

Este hombre, vecino de la barriada de El Río San Pedro, adquiría la sustancia estupefaciente en grandes cantidades y ayudado por su esposa, (M.G.L. de 40 años de edad), preparaba la cocaína que posteriormente trasladaba a Cádiz acompañado de un vecino suyo, (D.O.B. de 30 año), detenido en ocho ocasiones y que efectuaba funciones de "guía" en el traslado para detectar la presencia de la policía.

La red aprovechaba los trabajos relacionados con la vida nocturna de varios de sus integrantes para distribuir la cocaína

Una vez en Cádiz, la droga era recibida por un hombre, (J.C.F. de 47 años de edad), con ocho detenciones en su haber, que ayudado por su compañera sentimental, (M.J.C. de 42 años), repartía la sustancia estupefaciente a otros cuatro hombres ampliamente conocidos en el "mundo de la noche", donde encontraban a sus clientes.

Uno de ellos, (M.A.L.D., de 40 años), era transportista e integrante de una banda de música y utilizaba sus contactos para repartir la cocaína. Otro de los detenidos, (M.A.S.D. de 22 años), con cinco antecedentes policiales por tráfico de drogas en los últimos dos años, aprovechaba su trabajao de portero en bares de copas de Punta de San Felipe y calle Brasil para repartir y distribuir cocaína.

Contactos en el bingo

El tercero de ellos, (D.J.P. de 36 años), igualmente conocido en el mundo de la noche por sus actividades desarrolladas en diferentes bingos de Cádiz y bares de copas, aprovechaba su amistad y sus grandes contactos para repartir cocaína a personas con alto poder adquisitivo.

Estos tres a su vez disfrutaban de la ayuda de un cuarto, taxista de profesión, (F.L.O. de 39 años), que entregaba cocaína en diferentes puntos de Cádiz a diversos clientes, algunos de ellos propios y otros "suministrados" por sus tres compañeros ampliamente conocidos por la "sociedad" gaditana.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE CÁDIZ