González (dPg Legal): "Esperamos una lluvia de concursos de acreedores, pero se puede evitar la muerte de la empresa"

  • Entrevista al abogado Ignacio González Gugel, socio fundador de dPG Legal y responsable del Departamento de Asesoría Jurídica.
Gimnasio
Gimnasio
AYUNTAMIENTO - Archivo

La crisis económica y social derivada de la pandemia de coronavirus ha desatado multitud de problemáticas para trabajadores, consumidores, autónomos, empresarios. ERTE's, concursos de acreedores o quiebras, en el ámbito laboral y empresarial, o derecho a devolución de servicios contratados (como gimnasios, viajes, conciertos de música...) en el mundo del consumo son noticias frecuentes a raíz de la crisis de la Covid-19. 

Ignacio González, socio fundador de dPG Legal y responsable del Departamento de Asesoría Jurídica, responde a 20minutos sobre qué hace ante todas estas problemáticas desde el punto de vista legal.

Ignacio González Gugel, socio fundador de dPG Legal
Ignacio González Gugel, socio fundador de dPG Legal
Cedida por dPG legal

Con la crisis económica derivada de la pandemia de coronavirus, ¿prevén una lluvia de concursos de acreedores?

Evidentemente, sí la esperamos. Han aumentado y se espera que sigan creciendo la demanda de concursos de acreedores en los próximos meses. La caída de la facturación y la situación de insolvencia por los cierres obligatorios ha obligado a muchas compañías a solicitar este proceso, ya que no pueden hacer frente a la totalidad de sus pagos. Las empresas más afectadas serán las pymes, que son las que tienen menos liquidez y más dificultad para superar las crisis.

Además, la situación es muy peculiar, porque va a tener dos momentos. El primero es el derivado de la paralización de la actividad económica.

Menos demanda conlleva disminución de ingresos y eso lleva a la falta de liquidez: causa insolvencia e incapacidad de hacer frente a las obligaciones de pago a terceros. Es en ese momento cuando surge la necesidad/obligación de entrar en concurso. Después de esta primera crisis de ventas, aparecerá la crisis fiscal. A los sujetos pasivos se les aumentarán los impuestos y si los trabajadores que ganan menos, consumen menos. Las empresas que pagan más impuestos tienen menos beneficios y menos rentabilidad, y eso conlleva la entrada en un circulo negativo que acaba en el concurso.

¿Un concurso de acreedores es necesariamente malo o puede llegar a ser la salvación de una empresa?

Un concurso es un síntoma muy negativo, pero permite buscar una alternativa a la disolución o muerte de la sociedad. Además, el concurso hay que estudiarlo desde una doble perspectiva, el concursado y su acreedor. Para el acreedor es la oportunidad de cobrar “algo” si tiene suerte. Y para el concursado, permite encontrar la ayuda del sistema para intentar no colapsar definitivamente.

Un concurso es un síntoma muy negativo, pero permite buscar una alternativa a la disolución o muerte de la sociedad

Lo que es esencial, como todo en la vida; es anticiparse al futuro cuando se vislumbra la situación. Un concurso adoptado tarde, es un certificado de defunción para la empresa.

Nosotros instamos a las empresas con problemas de solvencia a que pierdan el miedo a declararse en concurso de acreedores, ya que es beneficioso realizarlo antes de que la situación se agrave: no supone la desaparición de la empresa; si no hay fondos, la plantilla cobraría del Fondo de Garantía Salarial y permite a los gestores seguir llevando las riendas de la compañía. Además, el empresario conserva la capacidad para administrar su patrimonio, se suspende el devengo de intereses, se paralizan las ejecuciones de garantías reales y siempre existe la posibilidad de alcanzar un acuerdo o convenio con los acreedores.

¿Qué recomiendan a los pequeños y medianos empresarios en la fase previa a la quiebra?

Recomendamos distinguir entre economía personal y situación financiera de la empresa y que recuerden que se constituye una empresa para limitar riesgos, además que una empresa debe dar rentabilidad presente o futura. Tratar de mantener el barco a flote por motivos sentimentales o ajenos a los datos financieros suele acabar mal.

Tratar de mantener el barco a flote por motivos sentimentales o ajenos a los datos financieros suele acabar mal

También sugerimos evaluar los riesgos y la situación de las cuentas a tiempo, pues tomar una decisión tardía o sin la valoración debida pueda acarrear un perjuicio personal: es fundamental atajar el problema cuanto antes. En el momento en que la empresa detecta pérdidas, falta de liquidez o descenso en el número de clientes, hay que estudiar de dónde provienen las dificultades e intentar solventarlas. Dejarlo para más adelante solo hace que las complicaciones crezcan y cuando el empresario quiera solucionarlas, quizá sea demasiado tarde.

Miles de trabajadores denuncian que no están cobrando la prestación del SEPE que les corresponde por estar acogidos aun ERTE aprobado. ¿Qué pueden hacer desde el punto de vista legal?

El primer paso consistirá en comunicar el problema al empleador, ya que la solicitud del ERTE ha sido cursada por la empresa a través de un proceso formal y esta debe tener constancia de las incidencias relacionadas con el expediente. Después, se puede formalizar la reclamación ante el SEPE, que además es posible hacerlo por vía telemática. Si no obtiene ninguna respuesta en un plazo de 45 días hábiles desde la presentación de la reclamación, el trabajador puede depositar una demanda ante los Juzgados de lo Social en los siguientes 30 días hábiles.

Si no se ha cobrado la prestación del ERTE se puede formalizar la reclamación ante el SEPE, que además es posible hacerlo por vía telemática

¿Han detectado un incremento de consultas sobre testamentos?

Sí, hemos afrontado un mayor volumen de consultas desde el comienzo del Estado de Alarma y de hecho prevemos recibir más con el proceso de desescalada.

Varios turistas en el aeropuerto de Heathrow, en Londres.
Varios turistas en el aeropuerto de Heathrow, en Londres.
EUROPA PRESS

¿Qué recomiendan a los clientes que desean la devolución del dinero por un viaje no realizado, un concierto cancelado o la cuota de un gimnasio al que no han podido asistir por el estado de alarma?

Que reclamen cuanto antes. Los pasajeros que se hayan visto afectados por las cancelaciones de vuelos por parte de las compañías aéreas debido a la expansión del coronavirus, tienen derecho a información, asistencia y reembolso o transporte alternativo, de acuerdo con lo dispuesto en el Reglamento (CE) nº 261/2004.

En caso de que la aerolínea no cumpla con sus obligaciones y el usuario considera que no se han respetado sus derechos, debe reclamar a la compañía, y en caso de no recibir respuesta o esta no ser satisfactoria, puede presentar una reclamación ante la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) sin coste alguno.

En el caso de suscripciones a actividades como gimnasios, abonos de conciertos o museos, etc., el usuario tiene derecho a que le reembolsen la parte proporcional del import

En el caso de suscripciones a actividades como gimnasios, abonos de conciertos o museos, etc., el usuario tiene derecho a que le reembolsen la parte proporcional del importe que no se ha gastado durante el tiempo que la actividad ha estado anulada. 

En caso de cancelación de un evento que ya se había abonado (conciertos, eventos deportivos, espectáculos de cualquier tipo), el usuario puede solicitar una devolución íntegra del importe, o bien si se ha aplazado a otra fecha, cambiarlo sin coste alguno. En estos casos, si la empresa o servicio se niega o muestra una actitud desfavorable ante el reembolso o compensación de lo ya abonado, también recomendamos realizar una reclamación.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento