El Ejecutivo melillense ha cifrado en 3,8 millones de euros los daños en infraestructuras de la ciudad originados por las últimas lluvias registradas, sobre todo las del pasado 26 de octubre cuando cayeron alrededor de 110 litros por metro cuadrado.

El Consejo de Gobierno ha analizado las pérdidas ocasionadas en el mobiliario urbano, al margen de las causadas en bienes de particulares, cuyas ayudas están siendo tramitadas por la Delegación del Gobierno y no por el Ejecutivo melillense.

En rueda de prensa, el consejero de Medio Ambiente, Ramón Gavilán, ha informado de que la relación de daños se va a remitir a la Dirección General de Protección Civil y al Ministerio de Administraciones Públicas, para que se pongan en marcha los mecanismos necesarios para paliar dichos efectos.

Inversión en prevención

Entre la relación de partidas, se incluye los perjuicios ocasionados en infraestructuras hídricas, con pérdidas de unos 398.000 euros, o la inversión necesaria para prevenir posibles nuevas inundaciones, cifrada en casi 2.150.000 euros.

La limpieza de la ciudad, cuyas calles acumularon una importante cantidad de barro y lodo, se lleva otra de las partidas más importantes, con alrededor de 750.000 euros de gastos, de los que 300.000 corresponden a limpieza y recuperación de las playas.

Asimismo, se han incluido los daños ocasionados en inmuebles municipales, tasados en 136.000 euros, así como en instalaciones deportivas. 

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE MELILLA