La declaración de Vista Alegre como ARI (Área de Rehabilitación Integral) ha provocado un aluvión de demandas de otros barrios de la ciudad. Pontepedriña y las casas de Ramírez piden también al Ayuntamiento y a la Xunta de Galicia un proyecto de reforma similar, con el pintado de todas las fachadas y la instalación de ascensores exteriores. 

La puesta en marcha de un ARI depende de varias administraciones

No es una petición sencilla, ya que la puesta en marcha de un ARI depende de varias administraciones y debe contar con el visto bueno del Gobierno de Madrid. En Vista Alegre, los trabajos incluyen la renovación de las aceras y la calzada por la que transitan los automóviles.

La asociación de vecinos del Ensanche se une a la solicitud de los vecinos de Ramírez, que tienen el compromiso del grupo de Gobierno local desde hace años para mejorar la imagen de la zona. Estaba previsto pintar de verde los 16 bloques, que además están en el centro de la ciudad, pero las obras están aparcadas.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE SANTIAGO