Incendio en el restaurante El Quincho
El fuego provocó dos inmensas columnas de humo. JF MORENO / EFE

Cerca de 60 vecinos de la plaza de los Apóstoles se llevaron ayer un gran susto. La mayoría de ellos dormían cuando Policía y Bomberos taladraban sus timbres para desalojarles de sus casas por el incendio que se provocó en el restaurante El Quincho, frente a la catedral. Ocurrió entre las 00.17 y las 4.15 horas. A 21 de ellos los tuvieron que alojar en un hotel.

Al parecer, todo ocurrió cuando ardió una parrilla en el interior del restaurante. En minutos, el local comenzó a arder y un humo denso se coló por las ventanas anexas.

"Yo estaba trabajando aún y los Bomberos me avisaron. Tuvieron que sacarme con una máscara de oxígeno. En la calle nos dieron mantas", explica Javier, del despacho de abogados del número 10 de la plaza, el edificio más afectado.

"Todo era un humo muy negro y era incapaz de verme la palma de la mano estirada"

«En casa han salido decenas de rajas por todas las paredes. Teníamos la cocina justo debajo de una habitación y todos los muebles están llenos de hollín», dice Conchita García, vecina del 1º A. Por su parte, el abogo Francisco Salazar también notó desperfectos en su despacho.

Todos los vecinos fueron trasladados al edificio Moneo. Después, los 21 del número 10 fueron realojados en el hotel Legazpi y no podrán volver a sus casas hasta que vuelvan a dar el agua, el gas y la luz. Los de los otros edificios desalojados pudieron volver la misma madrugada a sus hogares.

La Policía Científica recabó ayer pruebas para la investigación del incendio, por si éste pudiera ser premeditado.