El 65,8% de los niños de la Comunitat de entre 10 y 15 años tienen un teléfono móvil, según los últimos datos de la encuesta de equipamiento y uso de tecnologías de la información y la comunicación en los hogares.

Lo peor es que muchos de estos chavales lo usan sin ningún control, según los expertos, quienes advierten de que cada vez habrá más padres que acepten «comprárselo a sus hijos», a tenor de los datos estadísticos conocidos (el 45,7% en 2004, el 53,8% en 2005, 58,3% en 2006 y el 64,7% en 2007).

El psicólogo Pedro Jiménez, alerta de que el uso «abusivo» de este tipo de dispositivo puede provocar una «pérdida de las habilidades sociales» en el menor ya que se ve condicionado a hacer «demasiadas» cosas a través de él como «contar sus inquietudes a través de un mensaje en vez de hablar cara a cara».

Desde la asociación alicantina de afectados por la ludopatía y otras adicciones,Vida Libre, instan a los padres a que eduquen a sus hijos para que sepan «los peligros de utilizarlo mucho y que les enseñen a usarlo de forma «razonable» ya que el teléfono, además de para llamar, se utiliza «para conectarse a Internet, permite grabar vídeos, tiene juegos incorporados, etcétera..»

Además, los niños reciben mensajes en los que se les invita a participar en sorteos y juegos de azar y muchos de ellos «destinan la mayor parte de sus ahorros para cargar el saldo», apuntan otras fuentes consultadas por 20 minutos.

Prefieren con cámara

El 94,36 % de los usuarios de la Comunitat elige móvil con cámara de fotos integrada, el 86,77 % apuesta por el bluetooth y el 72,23% demanda tarjeta de memoria en su terminal, según un informe de The Phone House.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ALICANTE