El Ayuntamiento de Alicante pondrá en marcha las próximas semanas el servicio urgente de reparación y mantenimiento de aceras y calzadas en 48 horas o telebache mediante una brigada de operarios «que atenderá las peticiones ciudadanas en las áreas de desperfectos, pavimentación, iluminación o jardinería», aseguró ayer Andrés Llorens, concejal de la nueva Concejalía de Atención Urbana (antes Servicios y Mantenimiento).

El Consistorio estudia habilitar una oficina o línea telefónica que centralice las peticiones de los vecinos, «con el fin de que de la manera más urgente y cercana posible puedan ayudar a la ciudadanía», comentó Sonia Castedo, alcaldesa de Alicante.

Esta propuesta, que viene incluida en el programa electoral municipal del Partido Popular, irá acompañada de otras actuaciones. La nueva concejalía también contempla proteger todo el arbolado de la ciudad con una nueva ordenanza, tiene otra en marcha (la de limpieza), fomentar el ahorro energético, catalogar la conservación de los inmuebles protegidos o gestionar las basuras en la nueva planta de Fontcalent.

El objetivo, pasa, según la primera edil, «por embellecer la ciudad con más operarios trabajando en la calle». La Concejalía de Atención Urbana, aparte de cambiar de denominación e imagen, también lo hace con los uniformes de los operarios municipales, que pasarán a ser de color azul, gris y blanco

Esta brigada de actuación rápida en los barrios actuará al margen de los proyectos en los que trabaja la nueva concejalía, como el próximo arreglo de las aceras de 40 calles en 18 barrios e instalación de semáforos sonoros.

Los concejales se congelan el sueldo

La caída «en picado», según Castedo, de ingresos como la tasa por licencias de construcción, dificulta el diseño de los próximos presupuestos municipales. Una de las medidas de contención es la «congelación de los sueldos de los concejales; ni tan siquiera se va aplicar la subida del IPC».

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ALICANTE