El delegado territorial de la Junta de Castilla y León de Ávila, Francisco José Sánchez, ha asegurado que el objetivo de la Administración regional es cubrir cuanto antes las plazas vacantes del Servicio de Oncología del Hospital Nuestra Señora de Sonsoles, con el fin de poder ofrecer a los cerca de 250 pacientes de la especialidad un servicio "estable", tras reconocer que la atención que reciben ahora por parte de oncólogos desplazados desde Salamanca "no es la mejor situación".

Cada oncólogo que viaja a Ávila, después de su jornada laboral en Salamanca, debe atender a entre 15 y 20 pacientes

Sánchez se reunió ayer de nuevo con una representación de los pacientes de Oncología y sus familiares, una semana después de que se iniciaran los desplazamientos de un oncólogo al día desde Salamanca para evitar que los enfermos tuvieran que ser trasladados a esta ciudad para ser atendidos en consulta o recibir tratamiento.

Sin embargo, pacientes y familiares han criticado que sólo se desplaza un oncólogo a diario, en vez de dos, y que "cada día es uno diferente", por lo que no puede realizar un seguimiento exhaustivo de cada caso ni conoce la situación de cada paciente.

"Estamos compartiendo oncólogos con Salamanca, que tienen que doblar sus trabajos en Salamanca y en Ávila", explicó el delegado de la Junta, quien añadió que "hemos acordado prolongar esta transitoriedad el tiempo imprescindible para conseguir nuestro objetivo, que es Oncología estable en Ávila"

El objetivo es cubrir las dos plazas vacantes de Oncología -hay una oncóloga, pero se encuentra de baja laboral desde agosto- "que saldrán a oferta pública a resultas de la oposición" convocada por el Sacyl, que ha sacado a concurso ocho plazas para toda la Comunidad, a las que se han presentado 22 especialistas.

"Estos procedimientos administrativos no son excesivamente largos, pero no podemos esperar a que la solución nos venga de la oposición, sino que tenemos que adelantarnos y en eso estamos trabajando", concluyó el delegado.

Atendidos por distintos médicos

Por su parte, uno de los afectados, Juan Sastre, señaló que la Administración autonómica y la dirección del hospital abulense son "conscientes del problema", si bien consideran que "la verdadera solución que hay que conseguir por todos los medios es que haya unos puestos fijos en Oncología para que el paciente tenga tratamiento siempre con la misma persona, que pueda hacer un seguimiento, algo que transmite tranquilidad al paciente".

Los especialistas que vienen de Salamanca, continuó Sastre, "deben atender por la tarde, tras su jornada laboral en esa ciudad, a entre 15 y 20 pacientes", y "no se pueden leer todos los expedientes, algunos de hasta 14 años".

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ÁVILA