Venezuela tomará el control de la mayor mina de oro del país, y una de las más importantes de Latinoamérica, conocida como "Las Cristinas". El gobierno comenzará a ejercer ese control en 2009 como parte del plan de nacionalización de sectores estratégicos de la economía emprendida por el presidente Chávez.

Es necesario tratar de recuperar nuestro oro para aumentar nuestras reservas internacionales

La principal afectada por esta medida será la compañía canadiense Crystallex que obtuvo la concesión de explotación del gobierno de Chávez en 2002 y estaba a la espera de poder empezar la labor. Nunca lo hará según, el ministerio de Ambiente, debido a "asuntos sensibles en relación con las poblaciones indígenes, pequeño mineros y el medio ambiente".

La capacidad aproximada de "Las Cristinas" es de 31 millones de onzas de oro, valoradas en unos 35.000 millones de dólares.

"A raíz de la crisis financiera, que se ha extendido a escala mundial, es necesario tratar de recuperar nuestro oro para aumentar nuestras reservas internacionales", comentó el ministro de Minería Rodolfo Sanz. Las próximas en pasar a control del estado serán las minas de diamantes.