La Guardia Civil cierra la calle del chalé de Pablo Iglesias e Irene Montero para impedir un nuevo escrache

Varias personas golpean cacerolas en señal de protesta junto al cordón establecido por la Guardia Civil en un perímetro de varias manzanas alrededor de la vivienda de Pablo Iglesias e Irene Montero en Galapagar.
Varias personas golpean cacerolas en señal de protesta junto al cordón establecido por la Guardia Civil en un perímetro de varias manzanas alrededor de la vivienda de Pablo Iglesias e Irene Montero en Galapagar.
JOAQUÍN CORCHERO / EUROPA PRESS

La Guardia Civil reforzó este martes el dispositivo de seguridad desplegado en la urbanización de Galapagar (Madrid) donde se ubica la vivienda del vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, y la ministra de Igualdad, Irene Montero, con la colocación de vallas y el acceso limitado únicamente a residentes.

La vivienda que el líder de Podemos y la ministra tienen en la urbanización La Navata de Galapagar ha sido objeto en los últimos días de las protestas contra el Gobierno por la gestión de la pandemia del coronavirus que se originaron en el barrio de Salamanca de Madrid y se han ido extendiendo por diferentes puntos del territorio nacional.

La Guardia Civil es responsable de garantizar la seguridad en el perímetro de la vivienda de Iglesias y Montero, un cometido ya asignado antes de la declaración del estado de alarma.

En los últimos días, principalmente desde el pasado fin de semana, han sido varios los vecinos que se han acercado a la zona para hacer sonar sus cacerolas y sartenes para reclamar la dimisión del Gobierno por su gestión de la crisis de la COVID-19.

Siguiendo la convocatoria en redes sociales para una cacerolada a las 21.00 horas, varias decenas de personas se han concentrado en los últimos días frente al chalé de esta urbanización de lujo ataviados con banderas de España y haciendo sonar el himno nacional.

Provistos de mascarillas, aunque no en todos los casos, los congregados este martes pasearon frente a la vivienda de Iglesias y Montero para protestar contra el Gobierno bajo la atenta mirada de los agentes del Instituto Armado.

La Guardia Civil ya había reforzado en los últimos días el dispositivo de seguridad en la zona y este martes colocó vallas disuasorias en la calle y controló el acceso a la misma, permitiendo únicamente pasar a los residentes.

"¡Qué vergüenza! ¡Madre mía!", se lamentaban algunos de los vecinos que asistieron a las protestas y que se quejaban por no poder acercarse más al domicilio donde los dos políticos residen con sus tres hijos. 

Críticas de Iglesias

El propio Iglesias condenó este martes los escraches que han sufrido en los últimos días y avisó de que si se generalizan protestas como la que estos días están llevando a cabo "gente de derechas" contra algunos miembros del Ejecutivo, como es su caso, frente a sus domicilios, no se sabe "donde pueden acabar", y lo próximo pueden ser concentraciones "de gente de izquierdas" frente "al apartamento" de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, o la casa del líder de Vox, Santiago Abascal.

"Hoy es gente de derechas manifestándose en la puerta de mi casa. Mañana puede ser gente de izquierdas manifestándose en frente del apartamento de Ayuso, de la casa de los Espinosa de los Monteros o de Abascal", advirtió en una entrevista en La Sexta, en la que señaló que en lo que a él respecta, no se queja, porque "a la política hay que venir llorado de casa".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento