Pautas sencillas para aprender a calcular raíces cuadradas

El lenguaje simbólico y abstracto de las matemáticas hace que muchos niños pierdan pronto el interés por esta materia.
El lenguaje simbólico y abstracto de las matemáticas hace que muchos niños pierdan pronto el interés por esta materia.
Pexels

Matemáticas es una de las asignaturas más temidas por buena parte de los niños curso tras curso. Además del poco atractivo que muchos le ven, el lenguaje simbólico y abstracto de esta materia exige un esfuerzo continuado en edades en las que las áreas del cerebro relacionadas con el razonamiento aún no han madurado lo suficiente.

No obstante, conviene recordar que su estudio, además de que influyen en ámbitos tan importantes como la economía, la política, la música o la biología, reporta multitud de beneficios: desarrolla el razonamiento, ayuda a tener un pensamiento analítico, agiliza la mente, genera practicidad… Y, además, según la forma en la que se enseñen sus principales aspectos, los alumnos pueden ir aumentando su interés y su motivación con respecto a estos.

Ejemplo de ello son las raíces cuadradas, para cuyo cálculo rápido existen una serie de trucos que se detallan bajo estas líneas.

  • Calcular el cuadrado perfecto mediante la multiplicación: la raíz cuadrada de un número es otro que, multiplicado por sí mismo, es igual al primero. Otra forma de decir lo mismo es preguntarse: "¿Qué número podemos multiplicar por sí mismo para obtener otro número determinado?". Por ejemplo, la raíz cuadrada de 1 es 1 porque 1 multiplicado por 1 es igual a 1. Sin embargo, la raíz cuadrada de 4 es 2 porque 2 multiplicado por 2 es igual a 4. Es conveniente pensar en el concepto de raíz cuadrada imaginando un árbol. Un roble crece a partir de una bellota. Por lo tanto, el árbol es más grande que el fruto pero está relacionado con él, ya que es su raíz. En el ejemplo anterior, el 4 sería el roble y el 2 la bellota.
  • Utilizar las divisiones para averiguar el resultado: para hallar la raíz cuadrada de un número entero, también se puede dividir dicho número entero entre otros números hasta que se obtenga un resultado igual al utilizado para dividir el entero. Por ejemplo, 16 entre 4 es 4, 4 entre 2 es 2, y así sucesivamente. Por lo tanto, en estos ejemplos, 4 es la raíz cuadrada de 16 y 2 es la raíz cuadrada de 4. Cabe recordar que las raíces cuadradas exactas no tienen fracciones ni decimales porque son raíces de números enteros.
  • Emplear los signos adecuados para la raíz: para familiarizarse con los símbolos, es recomendable empezar con los que utilizan los matemáticos para representar la raíz cuadrada, que son unos especiales llamados radicales. Estos signos son como una ‘v’ con una línea horizontal que se prolonga hacia la derecha por encima de la cifra. N es el número cuya raíz cuadrada se ha de averiguar. Este número va dentro del símbolo de raíz cuadrada (radical). Por lo tanto, si se intenta hallar la raíz cuadrada de 9, se ha de escribir una fórmula que incluya ‘N’ (9) dentro del símbolo de raíz (radical) y, después, un signo de ‘igual’ seguido del número 3. Esta fórmula se leería como ‘la raíz cuadrada de 9 es igual a 3’ (√9=3).

- Si quieres conocer más datos de interés así como actividades para realizar estos días en casa con los más pequeños, apúntate a la newsletter de 20Minutos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento