Sólo se han repatriado siete de los 162 niños inmigrantes marroquíes

  • Un programa pionero de Acció Social no da el resultado previsto.
  • Sus familias los enviaron a Catalunya solos para granjearse un futuro y remitirles dinero.

El programa pionero de la Generalitat de retorno a sus países de origen de menores desamparados sólo ha conseguido que vuelvan siete jóvenes a Marruecos. Todo ello en dos años, el tiempo que lleva en funcionamiento. Es un número reducido, teniendo en cuenta que el plan preveía el regreso de 162. Bautizado como

Catalunya-Magreb, el programa prevé intervenir sobre los menores inmigrantes que quieran retornar a sus países de origen, como también para sus familias que siguen allá. Se les ofrece ayuda para el reagrupamiento.

Los menores, en su mayoría marroquíes aunque también de otros países del Norte de África, residen en centros propios o concertados por la Generalitat y bajo la tutela de la dirección general de Atenció a la Infància i la Adolescència.

Las dificultades familiares y del entorno explican que la mayoría de estos menores no haya podido salir todavía de Catalunya, de manera que sólo siete han viajado ya a Tánger, ciudad donde el programa les hace un seguimiento mediante las entidades sociales que trabajan allá.

La mayoría de menores magrebíes que emigran aquí pertenecen a familias con dificultades económicas, si bien en su región no viven en malas condiciones.

Entre las clases populares de Marruecos es habitual que los niños hagan alguna aportación económica a la familia, de manera que tienen que dejar de estudiar. Padres e hijos lo aceptan como un mal menor. A todo ello se une la percepción de que en Europa pueden granjearse un futuro mejor. Esto dificulta que jóvenes y familias acepten retornar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento