La UPV lanza un crowdfunding para "rescatar el futuro de una generación"

  • La Universitat Politècnica de València (UPV) lleva semanas trabajando en una plataforma de 'crowdfunding' (micromecenazgo) para que puedan colaborar personas solidarias de dentro y fuera de la comunidad universitaria.
  • Todas las donaciones se destinarán a "rescatar la formación y el futuro profesional de toda una generación" salpicada por el coronavirus.
La Universitat Politècnica de València
La Universitat Politècnica de València
UNIVERSITAT POLITÈCNICA DE VALÈNCIA - Archivo

La campaña, operativa hasta el 12 de junio, tiene como objetivo mínimo conseguir 10.000 euros, hasta 25.000 como meta óptima. Se pueden hacer pequeñas contribuciones: desde 15 euros que sirven para pagar un crédito de una asignatura o 20 euros equivalentes a un mes de datos móviles para seguir la docencia online.

Pero también donaciones más significativas, como los 800 euros que cubren la matrícula de un curso completo, o una donación libre al margen de las cantidades establecidas, detalla la institución académica en un comunicado.

La iniciativa surge de las problemáticas sociales, económicas y familiares que afectan a los alumnos, al recibir 6.500 respuestas en la encuesta enviada a estudiantes de grado y posgrado. Se constataron 200 casos flagrantes, 300 problemas de conectividad y medio centenar de carencias en el equipamiento informático.

Un equipo de voluntarios de la UPV llamó uno por uno a los 600 estudiantes más vulnerables, tras lo que se han resuelto parte de las dificultades con la cesión de ordenadores de la biblioteca y el suministro de unas 50 tarjetas SIM.

Ahora, en el momento de hacer frente a los últimos pagos de tasas (trabajos finales de grado y máster, prácticas de empresa, movilidad), la Politècnica ha recibido unas 60 solicitudes de devolución por motivos económicos y unas 80 por falta de medios.

El problema son todos los alumnos que no han solicitado la baja pero que, en el momento del pago, no podrán hacer frente a este desembolso

"Estos datos representan la punta del iceberg. Parece que no es mucho, pero el problema son todos los alumnos que no han solicitado la baja pero que, en el momento del pago, no podrán hacer frente a este desembolso. Queda mucho por hacer aún para que el curso pueda terminarse con garantías", advierte la vicerrectora de Cooperación, Rosa Puchades.

El caso de la alumna María

Es el caso de Maria, alumna de la UPV abocada a un escenario de incertidumbre: "En estos momentos, mi situación familiar es complicada. Estamos pasando por dos ERTE en mi casa y voy a tener que darme de baja de algunas asignaturas".

Tampoco lo tiene fácil Miquel, cuyos padres se han separado. "Hemos tenido que cambiarnos de casa y empezar de cero. No tengo ordenador y, en esta situación, no puedo continuar la docencia online".

Ante este tipo de casos, la Politècnica hace un llamamiento a la sociedad valenciana, aunque se puede colaborar desde cualquier punto del planeta, confiando en que la comunidad universitaria pueda hacer de palanca para su entorno social.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento